Eladio Reinón Quartet

ELADIO REINÓN QUARTET

Eladio Reinón

Hot Cool

Auditori de Vila-real, Castelló de la Plana, España

7 de febrero de 2014, 23:00 h

Ciclo Avui Jazz

Músicos: Eladio Reinón, saxo tenor; Albert Sanz, piano; Max Salinger, contrabajo; Stephen Keogh, batería

Estaba programado un concierto a cargo de la cantante británica Tina May como líder, pero problemas de salud le impidieron acudir a la cita. A cambio contamos con la presencia de Eladio Reinón, con los “siders” originales de Tina, el extraordinario baterista Stephen Keogh, el creciente valor del teclado bicolor, el paisano Albert Sanz y un bisoño norteamericano de Boston, Max Salinger.

Se esperaba pues que asumieran el mando en plaza tanto Albert como Stephen, pero el curso del concierto se encargó de alterar las expectativas del respetable. Albert Sanz se fundió en un segundo plano junto con el rokie contrabajista Max Salinger. Stephen, un fino estilista en todas las lides rítmicas jazzísticas no defraudó y estuvo a la altura a la que nos tiene acostumbrados. Eladio, en cambio, con una discreción digna de un ujier, dejó que su música se encargara de engrandecer su menuda figura. Su ortodoxa y meliflua dicción cercana a la de Paul Desmond, producía el espejismo de estar escuchando a un saxo alto antes que un saxo tenor, lo cual satisfaría a los más exigentes diletantes desmonianos y getzianos.

El discurso transcurrió entre conocidos standards de jazz como Stables mates, de Benny Golson, Cheese Cake de Dexter Gordon o Syeeda’s song flute de John Coltrane, boleros como “Tres Palabras” de Oswaldo Farres y composiciones propias de Eladio Reinón como un blues-rumba homenaje a Charlie Parker.

Lo que al principio pareció un cumplido de Albert Sanz para salir del atolladero y contentar al público “Uno de los grandes saxofonistas de jazz de este país”, se fue fraguando como una realidad tangible con el transcurrir del concierto.

Keogh no le anduvo a la zaga a Reinón y desenfundó todas sus artes percusivas con la precisión y gusto a las que nos tiene acostumbrados. Sanz fue disponiendo junto con Salinger y Keogh un firme sobre el que se deslizaba Reinón sin aparente esfuerzo y sin aspavientos, más allá de los necesarios para hacer hablar a su instrumento en un lenguaje que conocemos todos: jazz.

El concierto no fue el único acto cultural que ofreció el ciclo Avui Jazz en la noche del pasado viernes, sino que estuvo acompañado por la exposición de fotografías de jazz en la casa del Oli y la edición del libro de la presente temporada con los comentarios del prestigioso crítico Bob Bebop y fotografías de los miembros de la agrupación fotográfica Sarthou Carreres.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *