Duelo al sol. Pat Martino vs. John Scofield

Por UnodelosWEStros

Duelo al Sol, film dirigida por King Vidor en 1946, con Jennifer Jones, Gregory Peck y Joseph Cotten, en triángulo.

Un gran western de cromatismo exacerbado, pletórico de lubricidad y pasión, perfecto guión y actores entregados.

Estamos en la cuna del spaghetti western, a punto de asistir a otro duelo, incruento, entre dos guitarristas de tez pálida.

UMBRIA JAZZ. Año Nuevo 2002: Pat Martino y John Scofield se baten en Orvieto, Italia.

Martino, Joey DeFrancesco , Byron Landham y Scofield como invitado, solamente en “Sunny”: 14 minutos mágicos.

Pat arranca en tercera, borda la melodía por octavas,  y a la suya….. Expone la selecta paleta expresiva que conforma su estilo inconfundible, distintivo, elegante y esculpe el tema sobre una estructura de granito.

La cimentación de Joey junto a Landham provee solidez, por lo que Pat se aleja de la melodía cuanto quiere, tensa y cede, hace diabluras con el tempo, crea rítmicas lagunas narrativas con sus loops repetitivos, destilando soltura, sentido del humor y riesgo.

Un Trío supercompacto, denso, macizo, donde es muy difícil meter baza y casi imposible meter riff. John lo intenta al principio superponiendo algún ornato, superfluo por obvio e incómodo porque pisa la línea clara y fluida de Pat.

Scofield se da cuenta, cabecea, ahora sabe que erró aceptando la propuesta de Pat para unirse al Trío.

Joey trata de hacerle sitio reduciendo al mínimo la armonía y acentuando los bajos, pero Scofield no encuentra el camino, mira sus pedales, comprueba su guitarra y decide permanecer silente en su estupor.

Mientras tanto el Trío, ocupando todo el espectro sonoro, trota bajo el cálido Sunny, por la souleada senda que trazó Bobby Hebb en su magistral tema. Suena poderoso, sin excesos, explícito y apabullante.

A los tres minutos y medio de impecable ejecución, Martino descansa y John abrumado inicia tímidamente su discurso, mientras Pat casi le baila con paternal atención.  John va cogiendo aire, ligando notas para armar  largas secuencias, con esa textura sónica tan suya, distorsionada, sin graves, pocos medios y agudos torturados, que Joey complementa con poderosos riffs de bajos, con latido de slap, que le indican a John al camino a seguir, fusión con acento funk. Pat todavía le baila a su invitado, pero su mirada le delata, tiene mucho que decir todavía y Scofield ya está exprimiendo sus recursos en escasos tres minutos.

Dan paso a Joey y éste despliega toda la liturgia del B3 en un enjundioso y comprensible solo, no por previsible menos emotivo. Formidable swing, soberbio sonido, impecable técnica, buen gusto y todo el oficio de la dinastía DeFrancesco, un referente en el mundo Hammond.

Estamos ya en el minuto 9 y toca reexposición del tema. Están todos relajados, contentos con su solo y se percibe un público entregado, es el momento de que Pat ejerza de buen anfitrión. Situándose en las coordenadas de Scofield, le propone un intercambio de riffs, en un duelo con tongo implícito, que el de Ohio acepta de buen grado.

Joey enfatiza y acentúa, ya estamos en territorio descaradamente funky mientras los guitarristas exponen solos paralelos pero miscibles, con un sesgo “moderno” muy de la época. El tema finaliza con un galimatías pelín exhibicionista, escorándose hacia el blues eléctrico más vehemente, en una suerte de falso apogeo artificioso, porque Sunny, en sí mismo, es un largo clímax en permanente crescendo desde el inicio.

Y el pobre Byron Landham sin hacer su solo.

Desenlace sin sangre, noche de Año Nuevo (estupenda forma de empezar el año!)  jazz  musculoso y asequible, del que crea afición y eso hace mucha falta. No hay perdedores en este duelo, pero sí hay un “vincitore” indiscutible, ya no por puntos sino por K.O técnico, este es Martino. Tiene su explicación, Pat en su terreno, con su trío y su apabullante seguridad es invencible. Y es que, de niño, compartir mesa durante el desayuno con Wes Montgomery y ser compañero de estudios de Coltrane, imprime carácter.

Ahora una referencia al tema. Sunny fue compuesta por Bobby Hebb en 1963, justo el día después del asesinato de JFK y día en que Harold Hebb, su hermano, fuera apuñalado en una pelea de club nocturno. Hebb devastado escribió Sunny aquel día aciago, buscando el sol luminoso y  el lado bueno de la vida. Sabio Bobby.

Sunny es uno de los temas de la música popular más versionados de la historia. No es para menos. Se lanzó como single en 1966 y al incluir a Hebb en la gira americana de The Beatles, el tema explotó. Más tarde  la grabaron Frank Sinatra, James Brown, Stevie Wonder, Marvin Gaye, Cher y Boney M, nada menos.

Un tema así de bueno había que enfocarlo desde el jazz y el gran Pat Martino lo hizo, después de Wes Montgomery, Jimmy Smith y otros. Aquí en la web de Bobby Hebb,  http://www.bobbyhebb.com/?q=node/20

Bobby con Ron Carter, en acústico: http://www.bobbyhebb.com/?q=node/17

Pero volvamos al Duelo en Orvieto. La Red está plagada de vídeos del tema, la mayoría de baja calidad.

Les recomendamos éste: https://www.youtube.com/watch?v=syercy760YQ

Es en HQ, imagen pobre y buen sonido. Disfrútenlo, mejor con auriculares.

 orvietojpg

Curiosa imagen de transición extraída del vídeo. Vemos a dos Pat, a dos John y a Joey ectoplásmico sobre el B 3. Refleja lo que fue esta versión de Sunny. Sobrenatural.

OTRO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *