Entrevista a Fredrik Carlquist

Fredrik-4Empezamos, como de costumbre, repasando los datos biográficos del entrevistado, en este caso, Fredrik Carlquist. Es un saxofonista sueco, afincado en Sitges, Barcelona, España desde 2001.

Nació en Jönköping, Suecia, en 1969. Desde los nueve años su relación con la música ha sido ininterrumpida.

Comenzó, según nos cuenta, con el clarinete, pero no tardó en decantarse por el saxo alto en primera instancia, para posteriormente elegir el tenor.

En 1997 ganó el premio “Jazz i Sverige” junto con Jacob Karlzan Trío y el saxofonista Henrik Frisk.

Desde entonces su carrera ha sido imparable y reparte su actividad entre los conciertos, la composición, la grabación y las clases.

Se podría decir que Fredrik es un todoterreno, pues ha explorado muchos estilos dentro del género del jazz, pero últimamente se centra más en los standards entre el bebop, hard-bop y cool.

Nos encontramos con Fredrik en la terraza del hotel Voramar, en Benicàssim, Castellón, España, donde acaba de impartir clases magistrales en el VII Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim, aparte de participar en un concierto con Dena DeRose, Dave Mitchell, Ignasi González y Jo Krause, y también en una Jam con los alumnos y el resto de profesores.

Bajo el semblante entre sereno y circunspecto de su imponente humanidad, habita un tipo campechano, sencillo, ávido a la charla y al compadreo. Eso sí, sin aspavientos ni alharacas, tal como imponen los cánones escandinavos.

¿Cómo empezaste en la música?

– Empecé de niño con mi abuela, que tocaba el piano y me inició en este instrumento. Más adelante, con 9 años empecé a estudiar el clarinete en el colegio, un poco obligado y no fue muy bien. Después de un año cambié al saxo alto, de acuerdo con el profesor, porque yo encontraba el saxo más expresivo. A los 15 años pensé en cambiar de instrumento porque mis amigos tocaban en grupos de rock la guitarra y otros instrumentos, pero decidí seguir con el saxo. A partir de ahí empecé a escuchar discos de jazz, porque las mejores referencias del saxo estaban ahí. Empecé a estudiar a Charlie Parker porque tocaba el alto, pero luego descubrí a John Coltrane y Stan Getz, y ahí nació mi auténtico interés por el jazz, que casi se convirtió en una obsesión.

Al principio mi padre no estaba de acuerdo en que me convirtiera en músico profesional, porque no era un trabajo estable, pero yo estaba obsesionado con la música y continué mis estudios musicales hasta finalizar la licenciatura en la Universidad y me instalé en Malmö, dónde estuve tocando en diferentes formaciones, como big-bands y grupos más pequeños. Después de 10 años en Malmö mi mujer y yo decidimos venir a Barcelona y, después de dos visitas, en 2001 decidimos instalarnos aquí.

Si te pidiera que citaras tan sólo a 2 músicos que han inspirado tu carrera musical ¿quienes serían?

– Difícil, pero sí, de saxofonistas uno de los primeros fue Paul Desmond, que es muy melódico, es uno de los que más he escuchado. Muchos me dicen que sueno más como Stan Getz, pero escuché más a Paul Desmond; si utilizas esta influencia en el tenor igual suenas más como Stan Getz. Y la otra influencia que citaría es Bach, para mi su música es fundamental, mucha de la melodía y la armonía que utilizamos en jazz y también en la música popular europea se encuentra en su música.

¿Cuáles son para ti los elementos más importantes para desarrollar un lenguaje musical?

– Tener una idea clara de ritmo y melodía, esto no tiene nada que ver con el estilo. Búscate una influencia y trabaja con esto. Si tienes una idea clara de la melodía y el ritmo puedes tocar cualquier cosa

Aparte de la música, cuéntanos cuales son tus intereses, tus hobbies.

– Vale. Me gusta mucho cocinar en casa, disfruto mucho con la gastronomía y la enología. También me gusta mucho leer acerca de temas de filosofía y psicología, son una fuente de inspiración.

¿Practicas algún deporte?

– No mucho, me gusta nadar, vivo muy cerca del mar y también camino mucho. No tengo coche y tengo que caminar para desplazarme.

¿Qué proyectos tienes?

– Mi proyecto principal es mi familia, mi mujer y mi hija. La música está integrada dentro de mi proyecto familiar, al igual que mi mujer tiene su propio negocio y en casa hablamos tanto de la música como de su negocio y de qué vamos a hacer como familia en el futuro. Vivir la vida es mi proyecto.

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 9 de diciembre de 2013

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *