Ha muerto Toots Thielemans

 

Toots Oleo

Jean-Baptiste Frederic Isidore Thielemans, falleció ayer, día 22 de
agosto de 2016 en su Bruselas natal, después de más de 70 años de ejercicio, primero como guitarrista, y más tarde como armonicista, su faceta más conocida, aunque también fue compositor y silbador. Empezó tocando el acordeón cuandoapenas era un crío, pero su carrera musical la comenzó tocando la guitarra. Su referente era Django Reindhart, hasta que escuchó a Charlie Parker que fue
su influencia definitiva en el jazz. Su sueño se hizo realidad cuando tras enrolarse en 1950 en la banda de Benny Goodman en su gira Europea, cruzó el charco para instalarse en los Estados Unidos de Norteamérica.

Toots_signatureAllí comenzó a tocar con Charlie Parker, de lo que siempre se sintió muy orgulloso “Puedo presumir de haber tocado con Charlie Parker”, manifestó en una entrevista concedida al diario El País hace 5 años.

Pero no sólo tocó con Bird, sino con una larga lista de estrellas del jazz como Billy Holliday, Stan Getz, Bill Evans, George Shearing, Miles Davis, Stephane Grapelli, Ella Fitzgerald, Benny Goodman, Dinah Washington, Djavan…y un largo etcétera.

En la misma entrevista citada comentó de manera natural que “todo empezó cuando Duke Ellington vino a Bélgica y me hice amigo de su violinista, Ray Nance. Le enseñé grabaciones con mi música, le gustaron y se las llevó. Poco después recibí la oferta de Benny…”

Comenzó a tocar la armónica como hobby y se convirtió en su instrumento principal, muy solicitado por músicos, compositores, directores de cine, productores de anuncios, productores de TV, etc.

Ha sido, sin apenas pretenderlo, el máximo valedor de este instrumento como solista de pleno derecho en un ámbito tan exigente como el jazz y ha inspirado a muchos músicos a seguir su senda, entre ellos nuestro paisano Antonio Serrano, uno de los mejores, si no el mejor, armonicistas del mundo (curiosamente Antonio también es poliinstrumentista)

Otra faceta que cultivó fue la de silbador, tanto en anuncios, bandas sonoras, como en algunos discos y conciertos. Su característico estilo que consistía en silbar al unísono con la melodía de la guitarra se convirtió en un marchamo con el que productores de diferentes ámbitos sellaban su producto comercial.

Como compositor, aparte de música para comerciales, bandas sonoras y programas de televisión, se le recordará por su gran éxito: Bluesette. Con la naturalidad que le caraterizaba, Toots le cuenta al periodista de El País el nacimiento del tema “Estaba de vuelta en Bruselas y tenía un concierto con Stéphane Grappelli, el violinista de Django. Se suponía que él salía primero y luego yo tocaba un par de temas con él. Total, que estaba haciendo dedos en el camerino y ahí estaba una vieja fotografía de Grapelli y Django Reinhardt con el Hot Club de Francia. Me quedé mirándola y, de repente, surgió esa melodía; un valsecillo simpático. Entonces, me puse a silbar la melodía al tiempo que la tocaba con la guitara y vi que la cosa tenía su punto. Quién me iba a decir que aquella cancioncita improvisada iba a garantizarme la vejez…”
Su carrera musical es extensa y prolija, en nuestro país actuó en diversas ocasiones, una de las más recordadas es su gira con Chet Baker en 1985.
Nos ha dejado un gran maestro de la música, pionero de la armónica en el jazz, guitarrista, compositor y silbador.
Descansa en paz Toots

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *