Category Archives: Artículos

600.000 sombras de Scott (Hamilton)

600.000 SOMBRAS DE SCOTT 

                                                       (HAMILTON)

Celebrando las 600.000 reproducciones en Spotify de “The Shadow of Your Smile” en la versión de Scott Hamilton

                                                                                      Time Traveller Bob

INTRO

Cuando le expliqué a Louis Armstrong lo que era Spotify se marchó indignado dejando el cigarrillo de marihuana en la ventana de su habitación en el Hotel Voramar (naturalmente eso sucede en un universo paralelo y hace mucho, mucho tiempo…). Al fondo las Pirámides. Había usado mi aclamada Time Machine –que me permite viajar adelante y atrás por la historia del jazz como todos saben- para chequear (!) a Louis sobre el tema de las reproducciones mecánicas de la obra de arte a golpe de dedo :”¿Una emisora de radio gratuita que roba a los músicos? …” – “No Louis, veo que no lo entiendes, son cosas de Internet…”

Aún oigo el portazo, ¡ por Keops !

Para entonces el Voramar estaba en llamas.

LOS HECHOS

  • “THE SHADOW OF YOUR SMILE” ,el conocidísimo tema de Johnny Mandel para la película “The Sandpipers”, ha sido objeto de decenas (centenares, probablemente) de versiones : Astrud Gilberto, Tony Bennett, Sinatra, Ella Fitgerald, Trini López (uno de estos días les contaré la verdadera historia de Trini López pero hoy voy corto de combustible…); yo que sé, Sammy Davis Jr., Herb Albert y sus Tijuana Brass, Bobby Darin, Pepe Jaramillo (true) incluso las tremendas patillas de Engelbert Humperdinck subieron y bajaron al galope de aquél “…of your smiiiiiile…”

También los músicos de jazz han visitado con regularidad la canción que ganó el Oscar en 1.965: Eddie Harris, Wes Montgomery, Oscar Peterson e incluso Bill Evans

Fin del “name dropping” . Ya vamos llegando, tranquilos.

  • SCOTT HAMILTON es un caballero andante del Jazz y entiéndase “andante” en el contexto del siglo XXI, cuando las compañías low cost ya no regalan kilómetros a nadie y los niños han dejado de recoger las tirillas de celofán de los Ducados para cambiarlas por sillas de ruedas para paralíticos (otro de los grandes enigmas del siglo XX), ahora paralíticos somos todos, con o sin silla de ruedas, y el único Ducado a mano es el del hijo de Adolfo Suárez … Vale, centrémonos. MR HAMILTON hace más millas al año que el Capitan Cook (otro que tal) en toda su carrera. No solo no deja de moverse sino que va dejando huella de su incesante viaje (otro “never ending tour”) en forma de discos: en Italia, en Holanda, en su país de Norteamérica, incluso en España…Hombre y músico cabal y elegante, con centenares de referencias discográficas a sus espaldas, conocedor exhaustivo del gran repertorio de standards jazzísticos, tanto de los procedentes de Broadway y del “great american songbook”, como los nacidos directamente del árbol del jazz de los últimos 80 años. Su estilo, gusto musical y talento han quedado sobradamente acreditados desde su debut hace más de 40 años (tiene 62) y ha compartido escenario y sesiones con todos los grandes de su generación y buena parte de sus mayores . En su actual madurez ha depurado aún más su aproximación a ese repertorio, lo ha quintaesenciado y se mueve por él con la calidez y la maestría de un virtuoso lleno de energía y control, un control que se deja notar especialmente en sus silencios, créanme.
  • BLAU RECORDS, pequeña compañía discográfica “indie” (sí aquí también hay “indies”) de Castellón de la Plana, Mediterráneo Español s/n, capitaneada por Fernando Marco, músico “glocal” , guitarrista, productor y cabeza visible y audible que fué del legendario Café del Mar Club de Jazz , una dirección mítica en la carretera de la playa que une el Grao con Benicasim y en cuyo escenario se plantó entre otros grandes Art Farmer y que “cerró”, en memorable concierto, Tete Montoliu en 1.995.

El mismo F.Marco, de largo curriculum, capaz incluso de poner en vereda, y de cara al siglo XXI, la avejentada música de una gloria local de raíz nacional-costumbrista como Francisco Tárrega (“Tárrega en Jazz”- 2014,Blau Records/Blau 11, featuring Eric Alexander, ni más ni menos), de indiscutible talento melódico, padre de tanto guitarrista japonés y del anual certamen de guitarra para reverdecer sus marchitas glorias (hablo de Don Francisco Tárrega, que Mr Marco no aún no ha logrado que le dediquen un Certamen Internacional) pues digo que ese mismo y perseverante jazzmen (ahora sí F.Marco, que las subordinadas cobran vida, oye) es también el émulo en La Plana de Quincy Jones, un poner, que Quincy se volvió muy loco a golpe de Michael Jacksons. La cosa se llama BLAU RECORDS y va por su referencia 16 (Blau 16): “THE SHADOW OF YOUR SMILE” el magnifico disco de SCOTT HAMILTON con Deena DeRose al piano, Ignasi González al bajo y Jo Krause a la batería. Un disco en toma directa del concierto celebrado en Benicassim en diciembre de 2015, con un sonido natural y exquisito gestionado por Alberto Sales, el Rudy Van Gelder de la Plana.

  • SPOTIFY – Dice la Wikipedia que es una aplicación multiplataforma para la reproducción de la música en streaming que ofrece un servicio gratuito básico y con publicidad y otro de pago con mejor calidad de audio (y sin publicidad); permite escuchar “en modo radio” buscando por artista, álbum o playlist creadas por los propios usuarios. La empresa sueca se lanzó en el mercado europeo en 2008 y ha tenido un extraordinario crecimiento. En 2015 tenía 75 millones de usuarios, de ellos 20 millones son de pago. Si tengo que contarte todo esto es por que uno de los dos (tu o yo, digo) no es de este planeta. Y aquí viene el hip: la versión de Scott Hamilton de “The shadow of your smile” ya ha superado limpiamente la barrera de las 600.000 reproducciones, el tema que da título a un disco de jazz publicado en España (y en el mundo) hace apenas 3 meses ha sido escuchado –si aplicamos el mítico “cuento de la vieja” – por casi el 10% de usuarios de la multiplataforma (no es falso que haya sido “reproducido” por ese porcentaje, lo es que esos hayan sido los oyentes : montado en una o más playlists seguro que suena en restaurantes de Paris, en clubs de Viena o en algún pub de la Costa Brava, así que el número de orejas que han sido acariciadas por la versión de Hamilton es incalculable, y eso es muchísimo). Y se va al millón . Y más allá.

 

 

CODA.

Bueno tenemos que irnos que si la Máquina del Tiempo se enfría luego hay que pasar por boxes para ir a Storyville.¿ Han visto aquella foto de Louis Armstrong tocando la trompeta a las Pirámides con su señora mirándole intrigada?. Pues eso mismo. Y tranquilos que el Hotel Voramar sigue estando donde estaba, creo.

Otro dia quedamos y les cuento lo de Trini López.

 

 

 

 

 

Concierto Peter Bernstein Quartet

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Peter Bernstein – Castellón, a 10 de marzo de 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dia: 10 de marzo de 2016

Hora: 22:30 h

Lugar: Teatre del Raval de Castelló de la Plana

Ciclo: Jazz a Castelló

Producción: Blau Records

Promoción y financiación: Ajuntament de Castelló de la Plana y Diputación de Castelló

Músicos: Peter Bernstein, guitarra; Fabio Miano, piano; Ignasi González, contrabajo; Esteve Pi, batería

Una vez más el extraordinario guitarrista americano Peter Bernstein ha recalado en nuestra ciudad para ofrecer un exquisito concierto. Este neoyorkino, nacido en 1967, que impresionó al mismísimo Jim Hall por su destreza y gusto interpretativos, atesora en su estilo la esencia de los clásicos del género pero incorporando con coherencia elementos de las nuevas tendencias. En su interpretación no es difícil identificar la trazabilidad de los grandes guitarristas de la historia del jazz como Jim Hall, Wes Montgomery, Joe Pass, etc. por citar algunos, pero su acervo no se detiene en ellos porque en su progresión interpretativa ha incorporado elementos pianísticos como pocos guitarristas han sido capaces de hacerlo, concretamente en 2008 transcribió y grabó parte de la obra de Thelonious Monk, tarea harto difícil y que Bernstein presenta de una manera que parece natural. Sabido es que a Thelonious Monk no le gustaba mucho la guitarra en el jazz y, aparte de en sus comienzos, que tocó y grabó con Charlie Christian, evitó siempre que pudo incluir una guitarra en sus formaciones instrumentales.

Lou Donaldson, quien alistó a Bernstein bien temprano en su grupo, dijo de él: “la mayoría del tiempo tienes que enseñarle a alguien lo que tiene que hacer, pero Peter lo sabe todo”.

Peter Bernstein ha compartido escenario y estudio de grabación con lo más granado del género, actuando y grabando en infinidad de celebradas ocasiones y registros. La lista es tan larga e impresionante que habría que dedicarle un capítulo aparte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Peter Bernstein – Castelló 13/03/2016

Ya centrados en el concierto que nos ocupa, Bernstein ofreció un repertorio integrado por temas propios tales como Dragonfly, Bones (dedicada a su perro) y standards como Pannonica de Thelonius Monk, Jet Stream, Lover Man (en tiempo de vals), Blue Gardenia, Nobody else but me y un bis que arrancó el público con su ovación.

La maestría de Bernstein es tal que incluso los temas escritos originariamente para otros instrumentos melódicos o armónicos tales como la obra de Monk, los presenta como si estuvieran compuestos expresamente para guitarra, así se desprende de la coherencia, de la sensibilidad y del gusto con que adapta, transforma y recrea cada tema que interpreta.

Estuvo magníficamente acompañado por Fabio Miano, Ignasi González y Esteve Pi, músicos muy conocidos y reconocidos por el público local.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Peter Bernstein Quartet – Castelló 10/03/2015

El concierto no dejó indiferente al respetable que llenaba el aforo del teatro del Raval, es cierto que muchos de los asistentes no iban a ciegas, pues Bernstein y sus acompañantes ya nos han visitado en varias ocasiones, pero alguno de los que lo veían por primera vez nos confesó que se había quedado atónito con la calidad del concierto.

Felicitamos a la organización y nos felicitamos por la calidad de los conciertos de este ciclo que es un auténtico regalo para los aficionados al jazz, y a la cultura en general.

Como ya se dijo anteriormente y aún a riesgo de ser iterativos, un concierto de los que hacen y perpetúan la afición por el jazz.

Hot Cool para Majazzine

Fotos: Klara Ríos

Charlando con Scott Hamilton

OLYMPUS DIGITAL CAMERADentro del VIII Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim estaba programada una Master Class impartida por Scott Hamilton. El formato ha sido original pues ha consistido en un concierto-charla, no al uso del concierto-didáctico de la música clásica sino algo mucho más abierto, alternando la interpretación de standards de jazz con charla con los alumnos sobre temas variados como técnica del instrumento, lenguaje musical, historia del jazz, historia de cada standard interpretado, historias de músicos, repertorio, etc.

Oficia de traductor-intérprete Dave Mitchell, quien además ha acompañado con la guitarra junto con Fredrik Carlquist en el saxo tenor, Jo Krause en la batería e Ignasi González en el contrabajo.

La charla surgía espontánea entre tema y tema y Scott contestaba solícito todas las cuestiones formuladas con una naturalidad y sencillez muy de agradecer, el Olimpo no resulta tan inaccesible con tipos como Scott, grande pero llano, próximo, abierto y afable.

Las preguntas han sido formuladas por diferentes alumnos y profesores.

  • ¿Cuántos temas integran tu repertorio?
  • Uf! aproximadamente unos 1000 temas, pero de ellos, aproximadamente suelo tocar unos 200.
  • ¿Conocer tantos temas es favorable para componer?
  • Bueno, son dos cosas distintas, creo que sí, que puede favorecer a la hora de componer. Yo no soy compositor, creo que componer es un tema duro, he compuesto algún tema pero no me considero compositor. Probablemente escuchar mucha música favorezca la composición.
  • ¿Cómo haces para construir una improvisación larga?
  • Normalmente y cada vez más, construyo frases cortas que voy uniendo a medida que avanza la improvisación. Creo que las frases cortas favorecen y simplifican la improvisación. Intento tener siempre presente la melodía para improvisar. El “solo” es una extensión de la melodía y esta ya está expuesta al comienzo de la interpretación, luego es cuestión de utilizar la melodía de guía para ir construyendo la improvisación.
  • ¿Sueles tocar con los mismos músicos?
  • Normalmente viajo solo y toco con diferentes formaciones haciendo standards, a medida que va pasando el tiempo, se van consolidando los grupos.  Aunque en Italia que es donde vivo los últimos años, suelo tocar con algunos grupos estables.
  • ¿Qué aconsejas para estudiar un standard?
  • Realmente no es difícil aprender un standard, si tienes dificultades algo no estás haciendo bien. Es importante recordar que son canciones que originalmente estaban compuestas para bailar o cantar. Antiguamente la gente escuchaba los standards a todas horas, en la radio, en la televisión, en el ascensor, en el coche, en los centros comerciales, etc. todo el mundo se sabía los standards de memoria porque los escuchaba con frecuencia. Es bueno escuchar con atención y memorizar un standard para poder aprenderlo.
  • Hay intérpretes que tocan muchas veces un tema y consiguen que siempre suenen frescos, vivos, con groove ¿qué aconsejas al respecto?
  • Bueno, honestamente creo que es una cuestión de profesionalidad y talento. Si tienes mucho talento pero no actúas como un profesional, no consigues transmitir, es cuestión de ser profesional e intentar tocar el tema como la primera vez.
  • ¿Cuál fue tu método de aprendizaje del saxo?
  • No se puede decir que haya estudiado con ningún método en concreto. Tocaba los solos de saxofonistas famosos al mismo tiempo que sonaba la reproducción del disco, me aprendía los solos y luego improvisaba los míos sobre el disco. Un buen saxofonista que conocía me aconsejó que estudiara las escalas mayores y así lo hice, me aprendí las escalas mayores. Por otro lado, en realidad fui muy afortunado, porque me dejaban tocar muchos bolos con gente profesional y no se quejaban de lo que hacía, poco a poco fui desarrollando técnica y lenguaje. Se podría decir que aprendí a tocar tocando e imitando.
  • ¿Qué aconsejas para estudiar el saxo?
  • No soy un buen estudiante, como ya he dicho empecé tocando e improvisando sobre discos y tocando las escalas mayores. Utilizo el piano para aprender melodías, pero sólo se tocar en el tono de Do, lo cual creo que es bueno porque ello me obliga a transportar la tonalidad original a la tonalidad de Do y luego a la tonalidad del saxo, esto creo que es bueno para luego poder transportar la melodía a otras tonalidades.
  • ¿Tienes otras influencias musicales aparte del jazz?
  • Si claro, escucho música clásica, brasileña, etc. Cuando era adolescente escuchaba rock. Cualquier música que escuches influirá en tu lenguaje.
  • ¿Sigues escuchando a los grandes saxofonistas del jazz?
  • Por supuesto, es una fuente de inspiración aparte de un gran placer.
  • Una vez en Suecia tocaste con Zoot Sims ¿puedes contarnos como fue?
  • Sí, estoy muy orgulloso de ello, yo admiro mucho a Zoot Sims como saxofonista y como persona. Coincidimos en el mismo hotel, él estaba grabando y coincidió que ambos teníamos una semana libre y tuvimos mucho tiempo para compartir. Luego toqué con él en cuatro o cinco ocasiones. Zoot era muy generoso y muy simpático, además de muy buen saxofonista
  • ¿Por qué elegiste el saxo como instrumento?
  • Comencé tocando la armónica de blues en un grupo, pero escuchaba lo que tocaba el clarinete y el saxo y quería copiar esas melodías y con la armónica de blues no era muy bueno y la cromática me parecía muy difícil, así que me interesé por el saxo
  • Si no tocaras el saxo ¿qué instrumento tocarías?
  • Seguramente el piano, me parece mucho más inteligente, tocas sentado, no tienes que soplar y tienes todas las notas a la vista –risas del respetable-

En realidad la charla fue interrumpida por la interpretación de diferentes standards, algunos a petición de los profesores, del propio Scott y otros también a petición de los alumnos. Cada tema iba introducido a veces por la historia del tema, del compositor o de alguna circunstancia reseñable que rodeaba al standard en cuestión.

Resultó un formato ameno, devertido y muy interesante, aparte de un auténtico lujo el poder disfrutar de un concierto privado de Scott Hamilton con tan buenos acompañantes.

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 7 – 12 -2015

Viernes sin ritmo – Jazz al Pati de Les Aules

OLYMPUS DIGITAL CAMERANos acompañó todo el mes de septiembre, pero ha sido cambiar la hoja del calendario, llegar el mes de octubre y los instrumentos enmudecer. Se ha hecho el silencio en el Pati de Les Aules pero el jazz sigue acompañando en su día a día a todos los que pusieron la banda sonora a los viernes de septiembre. Los responsables de que los aficionados a la música nos enamoráramos del jazz tienen nombre y apellido: Celia Mur, Julio Montalvo, Fernando Marco, Luis Llarío, Diego Clanchet, David Philips, Dave Mitchell, Felipe Cucciardi, Ricardo Belda, Lucho Aguilar y Franco Baggiani. Son los culpables de “engancharnos” al mejor vicio de todos: La música.

 

La guitarra, el contrabajo, la batería, el piano, el trombón, la trompeta y la voz han sido las armas que estos maestros de las notas musicales han empleado para conseguir que les echemos de menos. Hay que reconocer que su talento no ha dejado indiferente a nadie. El público que hasta allí se acercaba sabía que ante sus ojos tendría a grandes profesionales que, amenazara lluvia o no, se iban a dejar el alma en el escenario. Los aplausos que recibieron fue el agradecimiento de un público que se entregó a su música para poner punto y final a una semana de trabajo, y dar la bienvenida, a ritmo de jazz, al fin de semana.

 

El tiempo pasa muy deprisa, eso a veces es bueno, pero las esperas siempre se hacen largas. Habrá que esperar hasta el año que viene para que el Pati de Les Aules vuelva a sonar. La cuenta atrás ya ha comenzado, ese es el mejor consuelo, porque como dijo el filósofo alemán Nietzsche: “ Sin música la vida sería un error”. ¡Ya queda menos!

Jimena Bañuelos

http://auntengolavida.es/

Duelo al sol. Pat Martino vs. John Scofield

Por UnodelosWEStros

Duelo al Sol, film dirigida por King Vidor en 1946, con Jennifer Jones, Gregory Peck y Joseph Cotten, en triángulo.

Un gran western de cromatismo exacerbado, pletórico de lubricidad y pasión, perfecto guión y actores entregados.

Estamos en la cuna del spaghetti western, a punto de asistir a otro duelo, incruento, entre dos guitarristas de tez pálida.

UMBRIA JAZZ. Año Nuevo 2002: Pat Martino y John Scofield se baten en Orvieto, Italia.

Martino, Joey DeFrancesco , Byron Landham y Scofield como invitado, solamente en “Sunny”: 14 minutos mágicos.

Pat arranca en tercera, borda la melodía por octavas,  y a la suya….. Expone la selecta paleta expresiva que conforma su estilo inconfundible, distintivo, elegante y esculpe el tema sobre una estructura de granito.

La cimentación de Joey junto a Landham provee solidez, por lo que Pat se aleja de la melodía cuanto quiere, tensa y cede, hace diabluras con el tempo, crea rítmicas lagunas narrativas con sus loops repetitivos, destilando soltura, sentido del humor y riesgo.

Un Trío supercompacto, denso, macizo, donde es muy difícil meter baza y casi imposible meter riff. John lo intenta al principio superponiendo algún ornato, superfluo por obvio e incómodo porque pisa la línea clara y fluida de Pat.

Scofield se da cuenta, cabecea, ahora sabe que erró aceptando la propuesta de Pat para unirse al Trío.

Joey trata de hacerle sitio reduciendo al mínimo la armonía y acentuando los bajos, pero Scofield no encuentra el camino, mira sus pedales, comprueba su guitarra y decide permanecer silente en su estupor.

Mientras tanto el Trío, ocupando todo el espectro sonoro, trota bajo el cálido Sunny, por la souleada senda que trazó Bobby Hebb en su magistral tema. Suena poderoso, sin excesos, explícito y apabullante.

A los tres minutos y medio de impecable ejecución, Martino descansa y John abrumado inicia tímidamente su discurso, mientras Pat casi le baila con paternal atención.  John va cogiendo aire, ligando notas para armar  largas secuencias, con esa textura sónica tan suya, distorsionada, sin graves, pocos medios y agudos torturados, que Joey complementa con poderosos riffs de bajos, con latido de slap, que le indican a John al camino a seguir, fusión con acento funk. Pat todavía le baila a su invitado, pero su mirada le delata, tiene mucho que decir todavía y Scofield ya está exprimiendo sus recursos en escasos tres minutos.

Dan paso a Joey y éste despliega toda la liturgia del B3 en un enjundioso y comprensible solo, no por previsible menos emotivo. Formidable swing, soberbio sonido, impecable técnica, buen gusto y todo el oficio de la dinastía DeFrancesco, un referente en el mundo Hammond.

Estamos ya en el minuto 9 y toca reexposición del tema. Están todos relajados, contentos con su solo y se percibe un público entregado, es el momento de que Pat ejerza de buen anfitrión. Situándose en las coordenadas de Scofield, le propone un intercambio de riffs, en un duelo con tongo implícito, que el de Ohio acepta de buen grado.

Joey enfatiza y acentúa, ya estamos en territorio descaradamente funky mientras los guitarristas exponen solos paralelos pero miscibles, con un sesgo “moderno” muy de la época. El tema finaliza con un galimatías pelín exhibicionista, escorándose hacia el blues eléctrico más vehemente, en una suerte de falso apogeo artificioso, porque Sunny, en sí mismo, es un largo clímax en permanente crescendo desde el inicio.

Y el pobre Byron Landham sin hacer su solo.

Desenlace sin sangre, noche de Año Nuevo (estupenda forma de empezar el año!)  jazz  musculoso y asequible, del que crea afición y eso hace mucha falta. No hay perdedores en este duelo, pero sí hay un “vincitore” indiscutible, ya no por puntos sino por K.O técnico, este es Martino. Tiene su explicación, Pat en su terreno, con su trío y su apabullante seguridad es invencible. Y es que, de niño, compartir mesa durante el desayuno con Wes Montgomery y ser compañero de estudios de Coltrane, imprime carácter.

Ahora una referencia al tema. Sunny fue compuesta por Bobby Hebb en 1963, justo el día después del asesinato de JFK y día en que Harold Hebb, su hermano, fuera apuñalado en una pelea de club nocturno. Hebb devastado escribió Sunny aquel día aciago, buscando el sol luminoso y  el lado bueno de la vida. Sabio Bobby.

Sunny es uno de los temas de la música popular más versionados de la historia. No es para menos. Se lanzó como single en 1966 y al incluir a Hebb en la gira americana de The Beatles, el tema explotó. Más tarde  la grabaron Frank Sinatra, James Brown, Stevie Wonder, Marvin Gaye, Cher y Boney M, nada menos.

Un tema así de bueno había que enfocarlo desde el jazz y el gran Pat Martino lo hizo, después de Wes Montgomery, Jimmy Smith y otros. Aquí en la web de Bobby Hebb,  http://www.bobbyhebb.com/?q=node/20

Bobby con Ron Carter, en acústico: http://www.bobbyhebb.com/?q=node/17

Pero volvamos al Duelo en Orvieto. La Red está plagada de vídeos del tema, la mayoría de baja calidad.

Les recomendamos éste: https://www.youtube.com/watch?v=syercy760YQ

Es en HQ, imagen pobre y buen sonido. Disfrútenlo, mejor con auriculares.

 orvietojpg

Curiosa imagen de transición extraída del vídeo. Vemos a dos Pat, a dos John y a Joey ectoplásmico sobre el B 3. Refleja lo que fue esta versión de Sunny. Sobrenatural.

OTRO

“Impressions”. MILES vs WES

“Impressions”. MILES vs WES

por UnodelosWEStros

Ambos fueron músicos de color, con actitudes diferentes. Genios opuestos que nunca se cruzaron. Lo más cerca en Impressions, pero no en el plano físico sino conceptual. Del “So What” modal de Miles (1959), desarrollado por Coltrane en el exuberante “Impressions “(1961) a la versión del modesto Wes (1965) que sin abandonar la sonrisa ni las restricciones del jazz modal, supera en intensidad expresiva a los citados. Los dos temas son herederos del diseño de Ahmad Jamal  en su  “Pavanne” (1955) que a su vez, es un cover de otro tema de Morton Gould (1939)

Davis, de acomodada cuna y músico de carrera, creció en un entorno culto y como músico consagrado participó activamente en múltiples proyectos artísticos, siempre en vanguardia. Es seguramente, el jazzman más influyente. Iconoclasta que revolucionó, conscientemente, el escenario del jazz en varias ocasiones, conmocionando sus coordenadas, demoliendo conceptos, atreviéndose con todo, proponiendo nuevos caminos, para abandonarlos al poco tiempo y abrir otros. Cuestionó permanentemente el stablishment, incluso a sí mismo, siempre epatando, con suficiencia, seguro de su poderío. Cuando su innovadora propuesta era tendencia, él ya estaba en otra cosa. Como una locomotora sin raíles, libre y veloz. El mundo en el furgón de cola, a bandazos, sin conocer ni trayecto ni destino.

Disfrutó de sus éxitos, siempre huraño, constantemente creativo y distante.

Wes, humilde, autodidacta, obrero y músico fuera de horas. Afable, cercano, discreto, creó su jazz desde la base, reformulando y expandiendo el blues, fagocitando swing, hard bop, cool, soul, con analítica elegancia hasta llegar a la esencia. Innovó en todo, ritmo, melodía, armonía, expresión, narrativa, sonido, ensamblado un estilo inconfundible e inimitable, de estratosférica calidad creativa. Todo standard que abordó quedó convertido en una versión distinta, especial y mucho más rica, de modo que, resulta  imposible revisar cualquier tema sin escuchar y analizar el enfoque de Wes. Su revolución era silenciosa, más allá de sus éxitos como instrumentista y original intérprete y a pesar de acabar su carrera rehén de la emergente industria del pop, su poderoso legado ha continuado vigente, tras su prematura muerte a los 45 años.
Hoy sigue asombrando a músicos y aficionados, su trascendencia en la evolución del jazz sigue creciendo y desde nuestra perspectiva, su revolución larvada se percibe hoy como de formidable calado. Respetado y admirado por todos, nadie hasta ahora, ha conseguido emularle, imitarle, ni siquiera escapar al cobijo de su sombra, siempre calurosa y positiva. Porque Wes sigue allí arriba, inalcanzable.

Si Davis trastocó los cuatro puntos cardinales del jazz y plantó su mojón en el origen, Montgomery transitó amablemente por la tierra para elevarse hasta el cenit, añadiendo al N, S, E, O, otro punto cardinal, el punto WES.

Davis, Coltrane, la crème del Olimpo. Oigan lo que hizo Wes con “Impressions” con el mismo Trío que aquellos. Winton Kelly, Paul Chambers y Jimmy Cobb, legendaria formación (infravalorada en mi opinión) y Wes en su punto óptimo de sazón. La conexión Winton-Wes, más que asombrosa, sublime. 1965 en directo desde el Half Note, NYC.

Wes Montgomery – Impressions – The Verve Jazz Sides (1966) {1995, PolyGram} disc2 track7
Pueden verlo con otra formación, poco conocida pero excelente: Arthur Harper (Contrabajo) Harold Mabern (Piano) Jimmy Lovelace (Batería) Bégica 1965, un directo pulidísimo, Impressionante.
http://video.yandex.ru/users/igor1964p/view/7/
Otra grabación rara, una matinal en directo, 1965 en el Half Note de N.Y. Wes con Kelly y Cobb, parece que sin Chambers y quizás, con un Ron Carter veinteañero. El off alude a “So What” dando paso a “Impressions” y Wes sonriente y con ganas, galopa elegante sobre Davis y Coltrane, en un vertiginoso solo-tema de 6 minutos. Increíble.

https://www.youtube.com/watch?v=pN30tqo31A0