Category Archives: Saxo

Entrevista a Fredrik Carlquist

Fredrik-4Empezamos, como de costumbre, repasando los datos biográficos del entrevistado, en este caso, Fredrik Carlquist. Es un saxofonista sueco, afincado en Sitges, Barcelona, España desde 2001.

Nació en Jönköping, Suecia, en 1969. Desde los nueve años su relación con la música ha sido ininterrumpida.

Comenzó, según nos cuenta, con el clarinete, pero no tardó en decantarse por el saxo alto en primera instancia, para posteriormente elegir el tenor.

En 1997 ganó el premio “Jazz i Sverige” junto con Jacob Karlzan Trío y el saxofonista Henrik Frisk.

Desde entonces su carrera ha sido imparable y reparte su actividad entre los conciertos, la composición, la grabación y las clases.

Se podría decir que Fredrik es un todoterreno, pues ha explorado muchos estilos dentro del género del jazz, pero últimamente se centra más en los standards entre el bebop, hard-bop y cool.

Nos encontramos con Fredrik en la terraza del hotel Voramar, en Benicàssim, Castellón, España, donde acaba de impartir clases magistrales en el VII Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim, aparte de participar en un concierto con Dena DeRose, Dave Mitchell, Ignasi González y Jo Krause, y también en una Jam con los alumnos y el resto de profesores.

Bajo el semblante entre sereno y circunspecto de su imponente humanidad, habita un tipo campechano, sencillo, ávido a la charla y al compadreo. Eso sí, sin aspavientos ni alharacas, tal como imponen los cánones escandinavos.

¿Cómo empezaste en la música?

– Empecé de niño con mi abuela, que tocaba el piano y me inició en este instrumento. Más adelante, con 9 años empecé a estudiar el clarinete en el colegio, un poco obligado y no fue muy bien. Después de un año cambié al saxo alto, de acuerdo con el profesor, porque yo encontraba el saxo más expresivo. A los 15 años pensé en cambiar de instrumento porque mis amigos tocaban en grupos de rock la guitarra y otros instrumentos, pero decidí seguir con el saxo. A partir de ahí empecé a escuchar discos de jazz, porque las mejores referencias del saxo estaban ahí. Empecé a estudiar a Charlie Parker porque tocaba el alto, pero luego descubrí a John Coltrane y Stan Getz, y ahí nació mi auténtico interés por el jazz, que casi se convirtió en una obsesión.

Al principio mi padre no estaba de acuerdo en que me convirtiera en músico profesional, porque no era un trabajo estable, pero yo estaba obsesionado con la música y continué mis estudios musicales hasta finalizar la licenciatura en la Universidad y me instalé en Malmö, dónde estuve tocando en diferentes formaciones, como big-bands y grupos más pequeños. Después de 10 años en Malmö mi mujer y yo decidimos venir a Barcelona y, después de dos visitas, en 2001 decidimos instalarnos aquí.

Si te pidiera que citaras tan sólo a 2 músicos que han inspirado tu carrera musical ¿quienes serían?

– Difícil, pero sí, de saxofonistas uno de los primeros fue Paul Desmond, que es muy melódico, es uno de los que más he escuchado. Muchos me dicen que sueno más como Stan Getz, pero escuché más a Paul Desmond; si utilizas esta influencia en el tenor igual suenas más como Stan Getz. Y la otra influencia que citaría es Bach, para mi su música es fundamental, mucha de la melodía y la armonía que utilizamos en jazz y también en la música popular europea se encuentra en su música.

¿Cuáles son para ti los elementos más importantes para desarrollar un lenguaje musical?

– Tener una idea clara de ritmo y melodía, esto no tiene nada que ver con el estilo. Búscate una influencia y trabaja con esto. Si tienes una idea clara de la melodía y el ritmo puedes tocar cualquier cosa

Aparte de la música, cuéntanos cuales son tus intereses, tus hobbies.

– Vale. Me gusta mucho cocinar en casa, disfruto mucho con la gastronomía y la enología. También me gusta mucho leer acerca de temas de filosofía y psicología, son una fuente de inspiración.

¿Practicas algún deporte?

– No mucho, me gusta nadar, vivo muy cerca del mar y también camino mucho. No tengo coche y tengo que caminar para desplazarme.

¿Qué proyectos tienes?

– Mi proyecto principal es mi familia, mi mujer y mi hija. La música está integrada dentro de mi proyecto familiar, al igual que mi mujer tiene su propio negocio y en casa hablamos tanto de la música como de su negocio y de qué vamos a hacer como familia en el futuro. Vivir la vida es mi proyecto.

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 9 de diciembre de 2013

Entrevista a Jerry Bergonzi

Jerry-BergonziJerry Bergonzi, saxofonista tenor, está considerado por la crítica especializada mundial como uno de los mejores en su instrumento. En cierta ocasión, un periodista le preguntó a Michael Brecker qué se sentía al ser considerado el mejor saxofonista tenor del mundo y Brecker contestó: “no lo sé, pregúntele a Bergonzi”.

Jerry comenzó su exitosa carrera de la mano de Dave Brubeck, con cuyo cuarteto actuó desde 1979 a 1982 y grabó 9 álbumes. Es profesor en el New England Conservatory of Music en Boston y su carrera artística es tan prolija e importante como su carrera docente.

Esta noche se presenta en el Casino Antiguo de Castelló de la Plana, en el ciclo Jazz a Castelló en cuarteto con Joe Magnarelli en la trompeta, Dave Santoro en el contrabajo y Andrea Michelutti en la batería.

Nos sentamos junto a Jerry en la estancia habilitada en el Casino Antiguo a guisa de camerino. Jerry mira su reloj, lo que me lleva a consultar el mío, a lo que me responde que está pendiente de tomar una píldora para su oído porque lo tiene bloqueado (tras el concierto nos aseguró que tenía el oído izquierdo completamente taponado y que apenas podía escuchar al resto de la banda, hecho del todo sorprendente tras un concierto magistral)

En alguna ocasión has dicho que el saxofón es el instrumento más importante para ti porque puedes cantar con él lo que no puedes cantar con tu voz.

– Sí, me explico, yo supongo que un trombonista dirá lo mismo acerca de su instrumento lo que yo digo acerca del saxofón. Para mi el saxofón es mi voz.

Si no existiera el saxofón ¿qué instrumento tocarías?

– O batería o piano (nota del entrevistador: de hecho toca estos dos instrumentos y los toca bien).

Cuando estás improvisando, ¿en qué piensas en armonía, melodía, patrones,  todo, nada?

– Lo menos posible. Utilizo la intuición que es muy rápida, en cambio el pensamiento es muy lento, no pienso en nada concreto, me dejo guiar por la inspiración y por la intuición.

Tú te has descrito a ti mismo como un estudiante eterno.

– Sí (interviene).

¿Es esta actitud la que te ha convertido en uno de los saxofonistas más importantes del mundo?

– Yo no sé si soy uno de los saxofonistas más importantes del mundo, pero yo soy un estudiante. Yo les digo a mis estudiantes que la música es el maestro, la música es tan enorme que tú no la puedes poseer.

Si tuvieras que citar sólo dos músicos que han inspirado tu música ¿a quienes citarías?

– Elvin Jones y Billy Higgins (responde con presteza y seguridad, asintiendo con la cabeza y apostillando con mirada firme, como escrutando la reacción de las dos personas que nos encontrábamos presentes en la entrevista. Seguramente adivinó nuestra reacción de sorpresa puesto que ambos citados fueron bateristas y no saxofonistas).

Cuando en casa alguien pregunta por Jerry pueden responder dos personas, una de ellas no es saxofonista.

– Sí, mi mujer se llama Jerry también, es pianista y cantante.

¿Soléis tocar o actuar juntos?

– No demasiado a menudo, ella tiene su propia identidad y su propio grupo, a veces tocamos juntos, pero yo creo que es más fácil de esta manera.

¿Es Europa un buen entorno para tocar jazz?

– Sí lo creo ¿que no hay aquí que podamos hacer en los Estados Unidos?

Esta no es la primera vez que tocas con tu trío estable y un trompetista. En 2011  actuaste en este mismo escenario con tu trío y Phil Grenadier.

– Sí (asiente).

¿Qué tipo de cualidades aporta esta formación?

– Sin un instrumento armónico, como el piano, se abren mucho las posibilidades armónicas. En muchos lugares no tenemos la posibilidad de tocar con pianista, es otra razón. Por otro lado, a mí me encanta tocar con piano y con cualquiera. Con un trompetista como Joe o Phil, podemos mezclar los sonidos y tocar de una manera común, lo cual es muy divertido.

Al margen de la música ¿qué aficiones tienes?

– (Jerry se toma su tiempo, suspira, mira al infinito, chasquea los labios y tras 14 segundos responde) Me gusta nadar, nado aproximadamente una hora cada día en verano, cada día, me encantan los coches rápidos, pero no me puedo permitir el que yo quiero, tengo un Audi X4, que es bastante rápido, me gusta el buen vino y tocar la batería todos los días.

Hot Cool para Majazzine

Castelló de la Plana, 8 de noviembre 2013.

Scott Hamilton Quartet

Lugar: Pizza Express – Londres OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dia: 3 de enero 2015-01-07

Hora: 21:00h

Entrada: 23 £

Intérpretes: Scott Hamilton (saxo), John Pearce (piano), Dave Green (contrabajo), Steve Brown (batería).

 

Hacía tiempo que Scott Hamilton no visitaba el escenario del Pizza Express de Londres, lo que había generado una gran expectación por la vuelta de este gran músico.

Scott es uno de los saxofonistas en los que la tradición de los clásicos es más evidente. Su calidez es sucesora directa de los sonidos que proporcionaban a su saxo Lester Young y Coleman Hawkins.

Hamilton es hoy día uno de los jazzmen con mayor actividad en todos los escenarios del mundo. Pocos son los días en que su trabajo no es oído en directo en los clubs y auditorios más importantes.

En esta ocasión, se presentó en Londres con un magnífico trío de músicos con los que ya había compartido escenario en anteriores ocasiones. Su gran amigo John Pearce fue un apoyo armónico imprescindible durante todo el concierto, adquiriendo más y más protagonismo tal y como iban desarrollándose los solos. Le siguió de cerca el gran contrabajista Dave Green, heredero directo del gran Ray Brown. En la batería, con un papel más discreto pero no menos importante, uno de los músicos más solicitados de Londres: Steve Brown.

Durante los dos pases de una hora cada uno que duró la actuación, Scott y sus músicos fueron desgranando poco a poco, con gran sabiduría y con el buen hacer que les caracteriza, una serie de estándards, la mayoría reconocibles por el público que llenaba el Pizza Express. Love Letters, Green Dolphin Street, e incluso Girl from Ipanema fueron algunos de los temas que regalaron a la audiencia.

Scott tiene la gran habilidad de saber estar dentro de distintos estilos. Aunque su gran influencia ha sido el cool jazz, es capaz de pasar por el swing y sentirse como pez en el agua con temas de hard bop. Sus frases largas, su sonido cálido y su conocimiento del lenguaje jazzístico le hacen hoy por hoy uno de los saxofonistas más importantes e imprescindibles del panorama del jazz.

En este concierto la comunicación con el público fue fluida desde el primer momento, consiguiendo hacer volar a la audiencia hasta territorios donde pocos artistas son capaces de llegar.

Scott dejó el escenario del Pizza Express con la misma energía con la que empezó y a la que nos tiene acostumbrados en todas sus actuaciones.

Entrevista: Toni Solà

Benicàssim 12/12/2014

Toni Solà 5

Toni Solà, saxofonista tenor de raza, de raíces, devoto del hard-bop e incondicional de los clásicos de la década dorada de los 50. Su característico sonido rotundo, varonil, grueso, su lenguaje ortodoxo, fluido, su dicción clara y directa hablan por él. Cuando sales de un concierto de Toni queda el regusto de lo auténtico, de lo tradicional, de la esencia de un género que domina a la perfección. “Açò és jazz” (Esto es jazz) proclamaba un espectador a la salida del concierto.

Toni nos atiende solícito al acabar la prueba de sonido y esto fue lo que dio de sí la entrevista.

P: ¿Cuando empezaste a interesarte por la música?

R: Aproximadamente a la edad de 8 años, empecé a interesarme de una manera seria por la música y concretamente por el jazz

P: ¿Qué persona te impulsó/motivó a estudiar música?

R: Yo mismo

P: ¿Por qué elegiste tu instrumento?

R: Es el que más me gusta, el que me deja expresar mejor mi música

P: ¿Cuales son tus principales influencias musicales?

R: Principalmente todos los grandes del hard bop.

P: Si no tocaras el saxo tenor ¿que instrumento tocarías?

R: Me gustan mucho las congas

P: Qué le recomendarías a un saxofonista principiante?

R: Que escuche mucha música

P: ¿Y para mejorar su técnica?

R: Que escuche mucha música

P: ¿Y para mejorar su lenguaje?

R: Que escuche mucha música

P: Qué parte de tu instrumento es la que más te gusta y cual la que menos te gusta.

R: Decididamente la caña es la parte del saxo que causa más quebraderos de cabeza, es la parte más indómita, quizá porque es la que más cerca está de la naturaleza. La que más me gusta es la boquilla porque es la parte que más cerca está de mi y es la que transmite la vibración sonora al resto de elementos.

P: ¿Con qué estilo te sientes más a gusto?

R: Con los más genuinos, sobre todo con el hard-bop, pero también con el bebop, el cool, el blues, etc.

P: ¿Quienes son tus intérpretes favoritos?

R: Son muchos, pero por citarte algunos: Dexter Gordon, Sonny Rollins, Stan Getz, Ben Webster, John Coltrane, etc.

P: ¿Quienes son tus compositores favoritos?

R: Prácticamente los mismos intérpretes que he citado anteriormente

P: ¿Podrías citar un disco?

R: Discos que me gustan hay muchos pero si tengo que citar uno sólo, citaría una canción “Lover“, de Rodgers y Hart, interpretada por Frank Sinatra, es mi tema y mi versión favoritos.

P: ¿Cuales son tus hobbies?

R: La pintura y el cine negro

Tras esta breve entrevista despedimos y agradecemos a Toni Solà su amabilidad y nos emplazamos para conciertos venideros.

Hot Cool para Majazzine

Josep María Farràs – Toni Solà Quintet

CONCIERTO: JOSEP MARIA FARRÀS – TONI SOLÀ QUINTET

D.A. Benicàssim Farràs i Solà

Día: 12 de diciembre de 2014

Lugar: Espai de Música Mestre Vila de Benicàssim (Castellón –  España)

Músicos: Josep María Farràs, trompeta; Toni Solà, saxo tenor; Marc Martí, piano; Ignasi González, contrabajo; Xavi Hinojosa, batería

El Festival Internacional de Jazz de Benicàssim nos deparó otra jornada memorable con la actuación del quinteto comandado por Josep Maria Farràs y Toni Solà, una unión ya inscrita en el registro de parejas de hecho del jazz nacional. De hecho –no he podido contener la redundancia- su complicidad es tal que sus voces se funden en un instrumento politímbrico empastando de manera aparentemente  fácil y natural.

Parafraseando a Toni Solà -quien ejerció de maestro de ceremonias- el escenario se pobló de cuatro generaciones de músicos, desde el más veterano, el trompetista Josep María Farràs al más bisoño, el pianista Marc Martí y esa combinación de sabiduría, experiencia, groove, feeling, raíces y frescura resultó en un cóctel con muchísimo sabor, rebosante de matices, ofreciendo una amplia paleta de aromas que mutaban según la pieza que los cocineros Farràs y Solà habían escogido cuidadosamente para la ocasión.

El menú descartó de entrada platos insulsos como el lluç bollit (merluza hervida) y se adentró de lleno en el mundo de sabores, aromas, colores y texturas que ofrece el hard-bop, devoción a la que se adscriben sin ambajes los líderes del quinteto. El primer plato fue “Blues Walk” de Lou Donaldson, un entrante que marcaba a las claras el itinerario del menú. Siguió un entremés atemperado en forma de bossa nova, “Ceora” de Lee Morgan, para dar paso al conocido midtime “Bye bye blackbird” de Ray Henderson, en el que Solà destapó el tarro de sus esencias y Farràs desdobló su trompeta –merced a la sordina- en dos instrumentos que dialogaban en animada conversación. En el cuarto plato, “No problems” (A. Blakey- Jazz Messengers) del film “las amistades peligrosas, Xavi Hinojosa se explayó a placer evocando al gran Art Blakey, antes de que los vientos relajaran el tono con la balada  “Old Folks” de Willard Robinson, cuyo título hicieron propio y extensivo a la audiencia en un ambiente de complicidad total, del que brotó “Work Song” de Nat Adderley con el que se remontó el vuelo, en el cual se sirvieron unas apetitosas “Fried Bananas” de Dexter Gordon adobadas con mucho swing y groove.  El postre consistió en un gemido “Moanin’ ” de Bob Timmons. En el capítulo de bises se sirvió Black Orpheus para una digestión nocturna apacible.

Farràs y Solà son una referencia obligada en el jazz nacional, su sonido y su lenguaje son dignos herederos del legado hard-bop de los fértiles 50 y encarnan la autenticidad de las raíces más raciales del jazz. Al mismo tiempo fue una agradable sorpresa comprobar como valores emergentes como el jovencísimo pianista Marc Martí se pronuncia con la solvencia y el arte de un maestro en uno de los estilos más representativos y arraigados del género. Por su parte, Ignasi González y Xavier Hinojosa llevaron en volandas al resto y esgrimieron sus propios argumentos en sus respectivos solos. Una velada repleta de sabores que satisfizo al mejor de los gourmets. Salud.

Without a Net

 

WITHOUT A NET Wayne Shorter

Wayne Shorter Quartet

Blue Note – 2013

Wayne Shorter : saxo tenor y soprano

Danilo Pérez : piano

John Patitucci : contrabajo

Brian Blade : bateria,percusiones

¿ ES  “WITHOUT A NET” EL  MEJOR  DISCO DE  JAZZ  DE LA DÉCADA  ?

El retorno de Wayne Shorter a Blue Note tras 43 años de exilio; 9 temas; 79:08 minutos; 6 composiciones nuevas; 2 firmadas por la banda al completo; 6 por WS; solo uno ajeno: “Flying down to Rio”, una versión de alto voltaje del tema de la película de 1.933, de la que no hemos podido olvidar a aquellas señoritas bailando busbyberkelinianamente , y de forma imprudente , sobre las alas de un avión de cartón mientras “bajaban hacia Rio”… Todos los temas fueron grabados durante la gira del grupo en 2011 excepto “Pegasus” , un poema tonal de 23 minutos en el que el cuarteto se convierte en noneto con la incorporación de The Imani Winds (flauta, oboe, clarinete, corno y fagot ) y que contiene un apabullante y atlético (dijo, alguien) solo de Shorter con el saxo soprano , confirmando que a los 80 años conserva un poderoso, personal  y bello sonido .

“Pegasus” fue grabado en directo en el Walt Disney Concert Hall.  El disco se abre con una recreación de “Orbits” el tema que escribió Shorter para el  “Miles smiles” (1.967) de Davis, e incluye también una versión de “Plaza Real”,  que apareció en “Procession” de Weather Report  (1.983), con un Pérez desatado. ¿He dicho ya que mi favorita es “Zero Gravity to the 10 th Power”?. ¿No?. Pues ya está dicho.

Ahora vamos con los adjetivos, todo lo anterior puedes encontrarlo aproximadamente en el All Music, o en el excelente blog jazzrecordings .

El Quartet funciona como una perfecta máquina de improvisación, generando tensiones vertiginosas a veces y otras equívocamente románticas, atmósferas que cambian mientras sostienes la respiración, giros insospechados. Blade reinterpreta con sutileza y brío el papel del baterista contemporáneo, Patitucci  se estira , se tensa y se destensa más allá de la lógica de su instrumento, Danilo crece y crece, encadenado a veces a la improvisación de Shorter y otras convertido en un poderoso y juguetón rey de la jungla; sostienen entre todos la sombrilla de playa sobre sus cabezas mientras el Huracán Shorter ruge y en su ojo asoma esa cosa tan rara que suele llamarse…¿belleza?

No es difícil acabar revolcado en la cursilería si seguimos por ese camino.

No sé. “Pegasus” es ya sin duda una composición histórica, “Zero Gravity” y “Starry Nights” suenan subyugantes  y enaltecedoras, y oye, “Flying down to Rio” es algo muy distinto a un divertimento…

No sé. ¿El mejor disco de jazz de la década?

¿Por qué no?

Bob Bebop

Eladio Reinón Quartet

ELADIO REINÓN QUARTET

Eladio Reinón

Hot Cool

Auditori de Vila-real, Castelló de la Plana, España

7 de febrero de 2014, 23:00 h

Ciclo Avui Jazz

Músicos: Eladio Reinón, saxo tenor; Albert Sanz, piano; Max Salinger, contrabajo; Stephen Keogh, batería

Estaba programado un concierto a cargo de la cantante británica Tina May como líder, pero problemas de salud le impidieron acudir a la cita. A cambio contamos con la presencia de Eladio Reinón, con los “siders” originales de Tina, el extraordinario baterista Stephen Keogh, el creciente valor del teclado bicolor, el paisano Albert Sanz y un bisoño norteamericano de Boston, Max Salinger.

Se esperaba pues que asumieran el mando en plaza tanto Albert como Stephen, pero el curso del concierto se encargó de alterar las expectativas del respetable. Albert Sanz se fundió en un segundo plano junto con el rokie contrabajista Max Salinger. Stephen, un fino estilista en todas las lides rítmicas jazzísticas no defraudó y estuvo a la altura a la que nos tiene acostumbrados. Eladio, en cambio, con una discreción digna de un ujier, dejó que su música se encargara de engrandecer su menuda figura. Su ortodoxa y meliflua dicción cercana a la de Paul Desmond, producía el espejismo de estar escuchando a un saxo alto antes que un saxo tenor, lo cual satisfaría a los más exigentes diletantes desmonianos y getzianos.

El discurso transcurrió entre conocidos standards de jazz como Stables mates, de Benny Golson, Cheese Cake de Dexter Gordon o Syeeda’s song flute de John Coltrane, boleros como “Tres Palabras” de Oswaldo Farres y composiciones propias de Eladio Reinón como un blues-rumba homenaje a Charlie Parker.

Lo que al principio pareció un cumplido de Albert Sanz para salir del atolladero y contentar al público “Uno de los grandes saxofonistas de jazz de este país”, se fue fraguando como una realidad tangible con el transcurrir del concierto.

Keogh no le anduvo a la zaga a Reinón y desenfundó todas sus artes percusivas con la precisión y gusto a las que nos tiene acostumbrados. Sanz fue disponiendo junto con Salinger y Keogh un firme sobre el que se deslizaba Reinón sin aparente esfuerzo y sin aspavientos, más allá de los necesarios para hacer hablar a su instrumento en un lenguaje que conocemos todos: jazz.

El concierto no fue el único acto cultural que ofreció el ciclo Avui Jazz en la noche del pasado viernes, sino que estuvo acompañado por la exposición de fotografías de jazz en la casa del Oli y la edición del libro de la presente temporada con los comentarios del prestigioso crítico Bob Bebop y fotografías de los miembros de la agrupación fotográfica Sarthou Carreres.