Category Archives: Artistas

Mark Wade – Event Horizon

Mark Wade Horizon EVENT HORIZON

Intérpretes: Mark Wade, contrabajo; Tim Harrison, piano; Scott Neumann, batería

Fecha de publicación: 17 de febrero de 2015

Editado por Mark Wade Music

Desde que Bill Evans grabase con Scott Lafaro y Paul Motian los famosos discos en directo en el Village Vanguard de Nueva York, el concepto de trío de piano ha cambiado, sobre todo por la aportación como instrumento melódico que desarrrolló Lafaro. El contrabajo deja de ser un instrumento de acompañamiento y adquiere personalidad melódica propia, compitiendo con el piano en el desarrollo de los temas.

En este CD Mark Wade, partiendo de estas premisas, llega a desarrollar sus excelentes composiciones acompañado de dos grandes músicos: Tim Harrison al piano, y Scott Neumann a la batería.

Mark, Tim y Scott pertenecen a esa generación de músicos con una amplia formación que les permite sentirse cómodos en la politonalidad y la polirritmia, algo que no está al alcance de todos.

Abre el disco el vals Jump for Joy, el cual da paso a la tranquila balada Cold Spring, prolegómeno del estallido en Twist in the wind, al cual le sigue Tossed, en clave afro-cubana, tras el que relaja nuevamente el tono en la balada Apogee, antesala de Singsong, un tema carente de melodía con un motivo que, a modo de argamasa, sostiene el tema de principio a fin.

El único tema ajeno en el disco es If only had a brain, obra del prolífico compositor neoyorkino Harold Arlen

El título Event Horizon sugiere –en palabras del propio Mark Wade- aquel lugar, momento o situación donde algo puede suceder y hace referencia a que este disco es la lanzadera de su carrera como solista.

Mark reconoce que la inspiración de los temas que componen el actual trabajo discográfico ha sido la musicalidad de sus compañeros de aventura.

Tim Harrison, nacido en Nottingham (Inglaterra), es un excelente pianista quien, junto con Scott Neumann, natural de Bartlesville (Oklahoma), conforman junto con Wade un excelente trío.

Mark Wade (Livonia, Michigan, 1974) comenzó de forma autodidacta a tocar el bajo eléctrico a los 14 años. En la Universidad de Nueva York estudió con Mike Ritchmond, a quien considera su mayor influencia, junto con Ray Brown, Paul Chambers y Scott LaFaro.

Mark Wade ha compaginado la música clásica con el jazz en diversas y reputadas formaciones.

Asimismo, Mark Wade dirige New Music Horizons, una organización fundada en 2014 para promover los trabajos de los compositores noveles tanto de música clásica como de jazz

De vuelta al trabajo discográfico de Mark Wade que hoy presentamos, y a modo de epílogo, afirmamos que es un magnífico disco, con magníficas composiciones, excelentes músicos, evidencia que queda patente en sus excelentes interpretaciones y también es un excelente registro cuya grabación, edición y masterización cuidan al máximo detalle la cualidad tímbrica y dinámica de cada instrumento.

Totalmente recomendable.

Majazzine

Concierto Celia Mur Quartet

 OLYMPUS DIGITAL CAMERADía: 18 de septiembre de 2015

Lugar: “Pati de les Aules”, Castelló de la Plana

Ciclo: “Jazz al Pati de les Aules” con el patrocinio de la Diputació de Castelló.

Músicos: Celia Mur, voz; Ricardo Belda, piano; Lucho Aguilar, contrabajo; Diego Clanchet, batería.

El pasado 18 de septiembre, con el patrocinio de la Diputación de Castellón y la organización de Blau Records, tuvo lugar el concierto de Celia Mur quartet, dentro del ciclo “Jazz al pati de les aules”.

La cantante granadina asentada en Valencia tiene una dilatada carrera como vocalista dentro del género. A su innato talento se le une una depurada técnica con la que transita por un amplio registro y merced a su refinado gusto recrea los grandes standards del jazz haciéndolos suyos, pero a la vez respetando y dejando traslucir el ADN de las grandes divas que los hicieron famosos. Dominadora de la técnica de improvisación vocal, también conocida como scat, no duda a la hora ofrecer estupendas improvisaciones en cualquier estilo o tempo. Celia Mur es una cantante muy respetada y querida por el público de Castellón, donde ha ofrecido grandes conciertos a lo largo de su carrera.

En esta ocasión nos obsequió con un escogido ramillete de standards entre los que se encontraban “Tha’ts all”, “Nature Boy”, “I’m in the mood for love”, “Fallin’ in love with love”, “Chega de saudade”, “Moonlight in Vermount”, “Billie’s Blues”, “Poinciana” y el eterno bolero “Bésame mucho” en el que fusionó con éxito el jazz latino con el flamenco y en el que además aprovechó para homenajear a uno de sus más fieles escuderos, el contrabajista Lucho Aguilar, con quien ha compartido escenario y grabaciones en innumerables ocasiones. Celia, entre bromas y veras, por un momento transformó el conocido bolero en “Bésame Lucho” arrancando un casto ósculo de su compañero, a la par que la sonrisa y el aplauso del respetable, quien sobradamente complacido no dudó en premiar a ambos con prolongadas y sonoras ovaciones.

Celia estuvo magnífica durante toda la velada, daba igual el registro, el estilo, el momento, modulando su fantástico instrumento, su voz, con una naturalidad y una facilidad pasmosa, mutando entre la dulzura y la dureza sin aparente esfuerzo ni dificultad.

Además de Lucho Aguilar, quien aparte de co-pilotar con prestancia, creatividad y firmeza las secciones rítmica y armónica, ofreció destacados solos de improvisación en la mayoría de temas, completaban el elenco un pletórico Ricardo Belda en el piano, un lujo para cualquier formación, por su seguridad, musicalidad y creatividad, no únicamente en los solos de improvisación, sino en cada nota que pulsa en cualquier momento y situación, un grande del jazz que por más ocasiones en que nos visite nunca nos cansaremos de escuchar. Y finalmente, Diego Clanchet, el gran baterista castellonense, apuntaló e hizo fluir el ritmo, seguro e inspirado toda la velada, redondeó una maravillosa sesión de jazz en un marco acogedor como es el “Pati de les Aules”, escenario del ciclo que patrocina la Diputación de Castellón y que constituye un hábitat inmejorable para este tipo de eventos.

Castelló de la Plana

Hot Cool para Majazzine.

Entrevista a Charles McPherson

Charles-McPherson-2Gracias a la hospitalidad de nuestro anfitrión, Fernando, compartimos mesa con Charles McPherson, Bruce Barth, Jeremy Brown y Stephen Keogh quienes, de gira por nuestro país, hicieron una pausa para descansar y degustar la gastronomía del anfitrión, en cuya persona se concilian las dotes de cocinero y músico, amén de las de profesor, promotor de jazz, productor de vino y bonhomía (no, no le debo pasta).

Charles, se excusó de comer paella, por motivos de su dieta, lo cual fue motivo de alborozo general, pudimos repetir.

Ya en las postrimerías, con la ayuda de un souffle de café, café propiamente dicho y hecho y algún brebaje espirituoso-digestivo que vino a facilitar el don de lenguas, entablamos la conversación que seguidamente transcribimos en forma de entrevista.

Una breve reseña biográfica.

Nació en Joplin, Missouri, el 24 de julio de 1939. A los 9 años se mudó a Detroit, hecho crucial en su vida y en su carrera, ya que aparte del ambiente jazzístico que impregnaba la ciudad, pudo conocer al pianista Barry Harris y posteriormente estudiar con él. Pero además, la vecindad también le obsequió con la amistad y la compañía de Lonnie Hillyer, trompetista, con quien compartiría muchos años de sider en la formación de Charlie Mingus. Por si estas coincidencias no fueran suficientes, en la misma calle donde vivía, a pocas manzanas se hallaba el Bluebird, el club de jazz más importante del momento, en el que la formación estable de la casa la integraban Barry Harris en el piano, Pepper Adams en el saxo barítono, Paul Chambers o Beans Richardson en el contrabajo y Elvin Jones en la batería.

Cuando tenía 20 años, ya forjado como un auténtico jazzman, se mudó a New York, donde se enroló en la formación de Charlie Mingus con quien giró y grabó durante 12 años.

En 1978 se mudó a San Diego, California, dónde vive en la actualidad.

MAJAZZINE: Anoche estuviste colosal en el concierto del Jimmy Glass de Valencia. A tus 75 años estás en plena forma y demuestras que sigues teniendo mucho fuelle y mucho arte.

CHARLES MCPHERSON: Muchas gracias, es muy amble de tu parte.

M: Ayer en Valencia, mañana en Barcelona, pero hoy en Benicàssim. Aunque hoy es sólo para descansar. Es la segunda vez que estás por estas tierras, la primera fue en 1992 en el añorado Café del Mar del Grao de Castellón.

C.M: Sí, estoy encantado de disfrutar un tiempo de relax con amigos. Me encanta esta zona, es como estar en casa, el paisaje y el clima son muy parecidos a los de San Diego y la gente es muy acogedora.

M: ¿Quién te motivó en la música?

C.M.: Empecé a tocar la trompeta y el fliscorno, pero no tardé en cambiarme al saxo alto a los 13 años. Aproximadamente entre los 13 y 14 años empecé a escuchar jazz, sobre todo a Duke Ellington y Charlie Parker. Afortunadamente vivía a cinco minutos andando de la casa de Barry Harris y fue con él con quien empecé a estudiar música y jazz a los 15 años. Realmente la influencia de Barry Harris fue decisiva en mi carrera musical.

M: ¿Cuáles son tus principales influencias musicales?

C.M.: Oh! Son muchísimas (pausa, ojos cerrados) Bien, citaré algunos de los más importantes, Charlie Parker, Duke Ellington, George Gershwin, Richard Strauss, Bach, Bela Bartok, Billie Holliday, el Blues…

M: ¿Por qué elegiste tu instrumento?

C.M.: Sin duda por su sonido, es a la vez dulce, rotundo y sexy, es como la voz humana. Pero también por su apariencia, por su forma, es un instrumento muy bonito (risas y asentimiento por ambas partes) La trompeta, en cambio es más estridente.

M: Dices que la trompeta es estridente, pero a ti te gusta pasearte por los registros agudos, conservas al menos un poco de alma de trompetista.

C.M.: (Risas) es cierto, quizá porque yo empecé con la trompeta.

M.: Por cierto, si no existiera el saxofón ¿que instrumento tocarías?

C.M.: La trompeta (sin pausas ni titubeos, acompañando la respuesta de una sonrisa)

M: ¿Qué recomendarías a un principiante en tu instrumento?

C.M.: Que conecte con su instrumento a través del canto y que practique pensando en el canto tanto como pueda. El sonido tiene que estar en la cabeza y en la garganta, en la voz, antes que en el instrumento.

M.: ¿Qué le recomendarías a un saxofonista para mejorar?

C.M.: Que practique mucho con el metrónomo y que practique mucho el leguaje y el fraseo.

M.: ¿Y para mejorar el lenguaje y el fraseo?

C.M.: Escuchar gran variedad de música y de músicos, no sólo de un estilo, en este caso el jazz. Hay que aprender a extraer la parte más importante de un fragmento o de una frase, al igual que hacemos en la lectura de textos. El núcleo de la frase, aquello que mejor define lo que estamos escuchando es con lo que nos tenemos que quedar e incorporar a nuestro lenguaje. Esto lo considero muy importante para mejorar nuestro lenguaje.

M.: ¿Cuál es el estilo en el que te sientes más cómodo?

C.M.: El bebop (rotundo). Aquí tengo que decir algo. Para mí el bebop es el estilo más importante porque abarca al resto de estilos del jazz. Si eres capaz de tocar bebop, eres capaz de tocar cualquier estilo dentro del jazz. Es bueno dedicarle mucha atención y mucho estudio al bebop para progresar en el jazz.

M.: ¿Cuáles son tus intérpretes favoritos?

C.M.: Están todos muertos (sonríe) Duke Ellington, Charlie Parker, Bud Powell, Bill Evans, Pepper Adams, Barry Harris.

M.: ¿Y cuáles son tus compositores favoritos?

C.M.: George Gershwin, Duke Ellington, Cole Porter, Bach, etc.

M.: ¿Cuál es tu configuración favorita en tu instrumento?

C.M.: Mi saxo es un alto Selmer Mark VI de 5 dígitos, uso una boquilla Meyer del número 6, y una caña Vandoren del número 3 (no especifica modelo).

M.: ¿Por qué elegiste el saxo alto en vez de otro registro?

C.M.: Por la tesitura y el timbre, también por la influencia de Charlie Parker.

M.: ¿Es el saxo alto más difícil de tocar que el tenor, por ejemplo?

C.M.: Sin duda, sacar un buen sonido con el saxo alto es más difícil que con el saxo tenor, requiere dedicarle más tiempo a explorar y trabajar más el sonido. También es más difícil afinar con el saxo alto que con el saxo tenor.

M.: En 1988 grabaste el sonido del saxo de Charlie Parker en la banda sonora de la película Bird, de Clint Eastwood ¿qué tal fue la experiencia?

C.M.: Fue un honor y una gran experiencia.

M.: ¿Cuáles son tus aficiones, aparte de la música?

C.M.: La lectura. En especial todo lo relativo a la civilización sumeria.

M.: ¿Por qué?

C.M.: Porque en su origen está el origen de la actual civilización, lo que nos conecta con la Creación.

M.: Muchas gracias Charles por atendernos tan amablemente. Ha sido un honor para nosotros poder compartir tu tiempo, tu sabiduría, tu talento y tu humanidad.

Esperamos volver a verte pronto

Charles-McPherson-3Hot Cool para Majazzine

Benicàssim, España 30 – 04 – 2015

Entrevista a Fredrik Carlquist

Fredrik-4Empezamos, como de costumbre, repasando los datos biográficos del entrevistado, en este caso, Fredrik Carlquist. Es un saxofonista sueco, afincado en Sitges, Barcelona, España desde 2001.

Nació en Jönköping, Suecia, en 1969. Desde los nueve años su relación con la música ha sido ininterrumpida.

Comenzó, según nos cuenta, con el clarinete, pero no tardó en decantarse por el saxo alto en primera instancia, para posteriormente elegir el tenor.

En 1997 ganó el premio “Jazz i Sverige” junto con Jacob Karlzan Trío y el saxofonista Henrik Frisk.

Desde entonces su carrera ha sido imparable y reparte su actividad entre los conciertos, la composición, la grabación y las clases.

Se podría decir que Fredrik es un todoterreno, pues ha explorado muchos estilos dentro del género del jazz, pero últimamente se centra más en los standards entre el bebop, hard-bop y cool.

Nos encontramos con Fredrik en la terraza del hotel Voramar, en Benicàssim, Castellón, España, donde acaba de impartir clases magistrales en el VII Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim, aparte de participar en un concierto con Dena DeRose, Dave Mitchell, Ignasi González y Jo Krause, y también en una Jam con los alumnos y el resto de profesores.

Bajo el semblante entre sereno y circunspecto de su imponente humanidad, habita un tipo campechano, sencillo, ávido a la charla y al compadreo. Eso sí, sin aspavientos ni alharacas, tal como imponen los cánones escandinavos.

¿Cómo empezaste en la música?

– Empecé de niño con mi abuela, que tocaba el piano y me inició en este instrumento. Más adelante, con 9 años empecé a estudiar el clarinete en el colegio, un poco obligado y no fue muy bien. Después de un año cambié al saxo alto, de acuerdo con el profesor, porque yo encontraba el saxo más expresivo. A los 15 años pensé en cambiar de instrumento porque mis amigos tocaban en grupos de rock la guitarra y otros instrumentos, pero decidí seguir con el saxo. A partir de ahí empecé a escuchar discos de jazz, porque las mejores referencias del saxo estaban ahí. Empecé a estudiar a Charlie Parker porque tocaba el alto, pero luego descubrí a John Coltrane y Stan Getz, y ahí nació mi auténtico interés por el jazz, que casi se convirtió en una obsesión.

Al principio mi padre no estaba de acuerdo en que me convirtiera en músico profesional, porque no era un trabajo estable, pero yo estaba obsesionado con la música y continué mis estudios musicales hasta finalizar la licenciatura en la Universidad y me instalé en Malmö, dónde estuve tocando en diferentes formaciones, como big-bands y grupos más pequeños. Después de 10 años en Malmö mi mujer y yo decidimos venir a Barcelona y, después de dos visitas, en 2001 decidimos instalarnos aquí.

Si te pidiera que citaras tan sólo a 2 músicos que han inspirado tu carrera musical ¿quienes serían?

– Difícil, pero sí, de saxofonistas uno de los primeros fue Paul Desmond, que es muy melódico, es uno de los que más he escuchado. Muchos me dicen que sueno más como Stan Getz, pero escuché más a Paul Desmond; si utilizas esta influencia en el tenor igual suenas más como Stan Getz. Y la otra influencia que citaría es Bach, para mi su música es fundamental, mucha de la melodía y la armonía que utilizamos en jazz y también en la música popular europea se encuentra en su música.

¿Cuáles son para ti los elementos más importantes para desarrollar un lenguaje musical?

– Tener una idea clara de ritmo y melodía, esto no tiene nada que ver con el estilo. Búscate una influencia y trabaja con esto. Si tienes una idea clara de la melodía y el ritmo puedes tocar cualquier cosa

Aparte de la música, cuéntanos cuales son tus intereses, tus hobbies.

– Vale. Me gusta mucho cocinar en casa, disfruto mucho con la gastronomía y la enología. También me gusta mucho leer acerca de temas de filosofía y psicología, son una fuente de inspiración.

¿Practicas algún deporte?

– No mucho, me gusta nadar, vivo muy cerca del mar y también camino mucho. No tengo coche y tengo que caminar para desplazarme.

¿Qué proyectos tienes?

– Mi proyecto principal es mi familia, mi mujer y mi hija. La música está integrada dentro de mi proyecto familiar, al igual que mi mujer tiene su propio negocio y en casa hablamos tanto de la música como de su negocio y de qué vamos a hacer como familia en el futuro. Vivir la vida es mi proyecto.

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 9 de diciembre de 2013

Entrevista a Dena DeRose

Dena-Derose-2Dena Derose fue parte del elenco de profesores del VII Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim, España, que tuvo lugar entre los días 7 y 9 de diciembre de 2013. Habíamos pactado esta entrevista en uno de los recesos del Seminario y nos atiende en el escenario, sentada en la banqueta, con el piano como telón de fondo.

Dena es una reconocida pianista y cantante americana. Nacida en Binghamton, New York, empezó muy joven a tocar el piano, el órgano y la percusión. Muy pronto se aficionó al jazz y solía acudir a la ciudad de Nueva York a conciertos de pianistas de jazz como Hank Jones, Mulgrew Miller y Kenny Barron.

Tal era su afición y obsesión por el piano que de tanto estudiar le sobrevino el síndrome del túnel carpiano complicado con una artritis. Tuvo que sobreponerse a dos operaciones y a la consiguiente rehabilitación, lo que la alejó dos años del piano, pero este hecho fue el desencadenante para que empezara a cantar, primero de manera privada, para más tarde hacerlo de manera profesional.

Empezó a cantar con el trío de su profesor de piano, Doug Beardsley, quien la apadrinó en su carrera como cantante. Más tarde, tal como nos contará en la entrevista, comenzó a compaginar sus dos facetas actuales: pianista y cantante.

Además, desde 2006, Dena es profesora de canto de jazz en la Universidad de Música y Artes Dramáticas en Graz, Austria.

Ha grabado 12 CDs y ha girado por todo el mundo con diferentes formaciones.

Hola Dena, ante todo muchas gracias por atender a Majazzine.

– Es un placer

La historia del jazz está plagada de carreras asombrosas como la tuya. Tú empezaste muy joven a tocar el piano, y tu pasión por el piano de jazz te llevó a sufrir un síndrome del túnel carpiano en tu mano derecha, complicado con una artritis. En aquel momento, en el que tuviste que dejar el piano por razones médicas, el canto te devolvió a la escena del jazz, cuéntanos como fue.

– Bueno, me explico, en mi pueblo natal, Binghamton, New York, yo sólo quería ser pianista, adoraba a Red Garland, Tommy Flanagan, Wynton Kelly, Barry Harris…todos estos grandes pianistas. Mi meta era mudarme a New York y ser pianista, desde muy temprana edad ya lo sabía.

Entonces, cuando aparecieron los problemas en mi mano, con las operaciones, durante casi dos años estuve sin tocar el piano y comencé a cantar, y realmente disfrutaba cantando jazz. Había cantado antes en algún pub, pero no comencé seriamente hasta aproximadamente los 20 años.  Durante más o menos un año estuve inmersa en el aprendizaje del jazz vocal. Entonces, aparecieron otros problemas: aprendía las melodías de las grandes canciones de oído, no podía tocar y me aprendía las letras y las historias de las canciones. Empecé a promocionarme a mí misma en mi ciudad. Había pocos locales para tocar jazz, unos cinco o seis (¡quien los pillara! nota del entrevistador), así que mi profesor de piano de jazz me hizo una prueba para cantar con su trío. Durante los próximos dos años y medio sólo cantaba y aprendía las canciones, escuchaba como tocaba mi profesor de piano todo el tiempo, lo cual fue muy importante y entonces, cuando mi mano ya estuvo mejor, comencé a tocar y a cantar al mismo tiempo, no pensaba en ello, simplemente me acompañaba con acordes y cantaba. Entonces un pianista amigo mío me regaló una cinta de cassette  -eran otros tiempos- ,  en la que lo único que había escrito era “Carmen”, Ok, pensé en la Carmen de Bizet (la tararea), puse en marcha el reproductor y escuché a una cantante y a un pianista, cantaba standards de jazz de una manera genial. Cuando me reencontré con mi amigo le dije “esto es asombroso, la cantante asumo que se llama Carmen” y él dijo (adopta un gesto serio y un tono grave) “¡sí Carmen McRae!” y yo dije “¡guau, es fantástica, la adoro”! “pero ¿quien es el pianista?” y él dijo (tono serio y grave de nuevo) “¡Carmen McRae!” y en ese momento mi mente dio un vuelco. No me imaginaba que podía haber toda una carrera haciendo realmente dos cosas a la vez y empecé a hacerlo. Empecé a aprender los temas grabados por Carmen McRae en su disco “Alone”, que contenía grandes standards como “As time goes by”, “More than you know”, etc.

Cuando mi mano estuvo fuerte otra vez, estuve haciendo solos principalmente. Entonces recluté a un contrabajista y a un baterista y empecé a hacer arreglos, a cantar y a tocar el piano, con la intención de ahorrar dinero para mudarme a New York. Cuando finalmente pude mudarme a New York fue cuando realmente comenzó a hacerse realidad, porque había muchísimo trabajo, en plenos años noventa había toneladas de trabajo, especialmente para las cantantes pianistas, tanto en solitario, en dúo, trío, cuarteto…genial. Los dos años y medio anteriores a mi mudanza a New York me prepararon en la adquisición de mi vocabulario en mi faceta de doble intérprete, aprendiendo las historias de las canciones, etc. para golpear New York. Cuando llegué a New York, fue una carrera meteórica (gesticula un lanzamiento de cohete con la mano, acompañada de una onomatopeya ad hoc).

(La florida respuesta de Dena ha agotado muchas de las preguntas que llevaba un servidor en el guión de la entrevista, así que las salto y voy apresuradamente a las que todavía no me ha contestado, antes de que se me vuelva a adelantar, ya que de lo contrario peligra mi salario)

Si no fueras cantante y pianista ¿qué instrumento tocarías?

– Batería (afirma asintiendo con firmeza), sí, sí, adoro la batería… pero no creo que fuese una baterista de jazz, me encantaría ser  baterista de rock (risotadas) por ejemplo de hard rock, simplemente lo adoro, no sé por qué, quizá también de jazz, pero tocar la batería de rock es genial, lo adoro.

Si te vieras forzada a decir solamente dos músicos que hayan inspirado tu carrera ¿a quienes citarías?

– Carmen McRae y en este momento debería decir Shirley Horn, pero hay tantos otros intérpretes…

Además de la música ¿cuáles son tus aficiones?

– He vivido en Austria los últimos siete años, en Graz. Hay una enorme cantidad de posibilidades de excursiones en la naturaleza. No sabía que me iba a enamorar tanto del paisaje hasta que no me mudé allí. Así que practico el montañismo por los Alpes, realmente adoro las montañas.

¿Qué recomendarías a un principiante pianista o cantante, para desarrollar una carrera gratificante?

– Esa es una pregunta difícil, porque una carrera está más orientada a profesión o negocio, por tanto, si pensamos en esa idea, recomendaría que cualquier cosa que hagas, asegúrate de que la amas y, si tú amas lo que haces, tendrás éxito en la vida. El éxito significa cosas distintas para diferentes personas. Para algunos significa mucho trabajo, tocando en bolos (conciertos) en muchos sitios, para otros significa simplemente aprender música durante el resto de tu vida. Pero hablando de carrera en el sentido profesional significa desarrollar una gran cantidad de seguidores, admiradores, tienes que ser amable, puntual y sobre todo cuidar mucho la música, porque si no,  no tiene sentido una carrera musical.

Muchas gracias por atendernos Dena, ha sido un verdadero placer, esperamos verte pronto de nuevo.

– Muchas gracias a vosotros, he disfrutado inmensamente, gracias.

Hubiéramos estado mucho mas tiempo hablando con Dena, pero tuvimos que someternos a la dictadura de la agenda una vez más y así dar por concluida la entrevista.

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim, Castellón, España 9 de diciembre de 2013

Entrevista a Jo Krause

tmp_1976-Jo-Krause-9-1823321295Jo Krause, alemán de nacimiento y afincado en España, concretamente en Premià de Mar, Barcelona, desde 1993, donde recaló tras residir en Alemania, Holanda y Estados Unidos.

Nació en 1963 en Detmold, en el norte de Alemania. Aunque comenzó estudiando guitarra y piano, a partir de los 8 años decide que quiere tocar la batería. Debutó en el grupo de su hermano mayor Martin y, a partir de entonces, con 10 años, en 1973 comienza a tomar clases de batería. En 1979 ya tocaba en un grupo de jazz. En 1980 conoce al gran baterista Art Taylor con el que tomó clases. Desde entonces hasta la fecha ha recorrido un largo periplo, tocando con músicos de primera fila y grabando 20 discos hasta el día de hoy.

 Comenzaste a los 10 años a tocar la batería y a los 16 años ya tocabas en un trío de jazz, por lo visto tuviste muy claro desde muy pronto qué música te interesaba.

– Toco la batería desde los 9 o 10 años y no me acuerdo haber pensado en nada más desde entonces. Casi desde el primer momento era lo único que quería hacer.

No era tanto un pensamiento en un futuro “profesional”, pero estaba todo el día con la batería y la música. Con 13-14 años sí que tenía claro que quería estudiar música.

Al principio toqué dixieland, después symphonic rock y a los 15 me vino el flechazo del jazz.

Has tocado y grabado con muchos de los más importantes artistas de la escena jazzística internacional ¿Cual de ellos ha dejado más huella en ti?

– Es difícil decir, he tenido la suerte de tocar con algunos músicos conocidos y he podido estar cerca de “la fuente” tocando con ellos y aprender de ellos.

Muy especial era una gira con Tom Harrell en 1990, justo en el momento cuando él escribió temas como Sail Away. Era un Tom Harrell a un nivel increíble, muy inspirador.

También los conciertos con Woody Shaw y Johnny Griffin eran especiales, pero mis mejores recuerdos musicales no son necesariamente con los “famosos”.

Muchas veces toco con más libertad, más confianza y más espíritu de grupo con mis colegas mas cercanos.

Si tuvieras que citar sólo dos músicos que han inspirado tu carrera musical (aunque no hayas tocado con ellos) ¿quienes serían?

Miles Davis con todos sus grupos acústicos, soy incondicional, siempre vuelvo a escuchar su música. En especial el quinteto con Herbie Hancock, Ron Carter, Tony Williams. Son mis héroes. Con 16 años estaba ya profundamente influenciado en la manera de interactuar y caminar de este grupo. Tengo muchísimas influencias muy diversas  que me han marcado y no sabría decir un segundo nombre solitario como Miles es el primero.

Además de la batería tocas el saxo y algún otro instrumento. Si no tocaras la batería ¿qué instrumento tocarías?

Hace unos años que estoy estudiando el saxo tenor y le dedico  bastantes horas. Soy consciente de que no es lo mismo empezar de pequeño tocar un instrumento o con 40 años.

He tocado con muchos saxofonistas excelentes  acompañándolos con la batería y me encanta poder tocar los mismos temas ahora en el saxo. Tocar encima de un solo de Dexter o Coltrane me hace sentirme muy feliz. De alguna manera recupero el espíritu de lo nuevo y el entusiasmo que senta tocando la batería cuando era joven.

¿Nos puedes recomendar un libro?

Leo todos los días, me cuesta destacar un libro. Me impresionó  “La joven de la perla” de Tracy Chevalier, Cometas en el cielo  de Khaled Hosseini y Los pilares de la Tierra.

¿Nos puedes recomendar una película?

Una película de Jazz:  Round’ Midnight de Bertrand Travernier con Dexter Gordon de protagonista. La banda sonora de Herbie Hancock tenia un Oscar.

¿Cuál es tu comida favorita?

Es difícil decir, me gusta mucho la cocina y cocino bastante. La cocina asiática me encanta, Thailandesa, Indonesia, China.

¿Cuales son tus aficiones al margen de la música?

Suelo ir a la piscina y conozco y me gusta el mundo de la natación . Además, soy muy aficionado a los Lego (jajaja), monto construcciones enormes, de coleccionista.

Lo último que me han regalado es la ópera de Sydney. Me relaja mucho, comparto esta afición con mi hijo.

¿Qué le recomendarías a un baterista principiante para desarrollar una carrera gratificante?

Que disfrute de la música, que se busque  referencias que le encantan. Hay que tener ídolos, sea quien sea. Esta sensación de ……quiero tocar como tal…. creo que es importante.

Un buen profesor ayuda mucho de no coger malos  hábitos que después cuestan mucho de cambiar.

¿Crees que en España hay tanta afición al jazz como en el resto de Europa?

Es difícil de decir, no hay tanta tradición jazzística en España como en otros países europeos, en otros países como Holanda o  donde he vivido 12 años el jazz forma parte de la sociedad desde hace 50 años. Hay toda una generación de excelentes músicos de la generación Bebop mientras aquí solo había Tete y pocos mas. Aquí el aficionado es muy entusiasta mientras que en otros

países de Europa es mas experto ( y critico).

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim, 9 de diciembre de 2013

Entrevista a Jerry Bergonzi

Jerry-BergonziJerry Bergonzi, saxofonista tenor, está considerado por la crítica especializada mundial como uno de los mejores en su instrumento. En cierta ocasión, un periodista le preguntó a Michael Brecker qué se sentía al ser considerado el mejor saxofonista tenor del mundo y Brecker contestó: “no lo sé, pregúntele a Bergonzi”.

Jerry comenzó su exitosa carrera de la mano de Dave Brubeck, con cuyo cuarteto actuó desde 1979 a 1982 y grabó 9 álbumes. Es profesor en el New England Conservatory of Music en Boston y su carrera artística es tan prolija e importante como su carrera docente.

Esta noche se presenta en el Casino Antiguo de Castelló de la Plana, en el ciclo Jazz a Castelló en cuarteto con Joe Magnarelli en la trompeta, Dave Santoro en el contrabajo y Andrea Michelutti en la batería.

Nos sentamos junto a Jerry en la estancia habilitada en el Casino Antiguo a guisa de camerino. Jerry mira su reloj, lo que me lleva a consultar el mío, a lo que me responde que está pendiente de tomar una píldora para su oído porque lo tiene bloqueado (tras el concierto nos aseguró que tenía el oído izquierdo completamente taponado y que apenas podía escuchar al resto de la banda, hecho del todo sorprendente tras un concierto magistral)

En alguna ocasión has dicho que el saxofón es el instrumento más importante para ti porque puedes cantar con él lo que no puedes cantar con tu voz.

– Sí, me explico, yo supongo que un trombonista dirá lo mismo acerca de su instrumento lo que yo digo acerca del saxofón. Para mi el saxofón es mi voz.

Si no existiera el saxofón ¿qué instrumento tocarías?

– O batería o piano (nota del entrevistador: de hecho toca estos dos instrumentos y los toca bien).

Cuando estás improvisando, ¿en qué piensas en armonía, melodía, patrones,  todo, nada?

– Lo menos posible. Utilizo la intuición que es muy rápida, en cambio el pensamiento es muy lento, no pienso en nada concreto, me dejo guiar por la inspiración y por la intuición.

Tú te has descrito a ti mismo como un estudiante eterno.

– Sí (interviene).

¿Es esta actitud la que te ha convertido en uno de los saxofonistas más importantes del mundo?

– Yo no sé si soy uno de los saxofonistas más importantes del mundo, pero yo soy un estudiante. Yo les digo a mis estudiantes que la música es el maestro, la música es tan enorme que tú no la puedes poseer.

Si tuvieras que citar sólo dos músicos que han inspirado tu música ¿a quienes citarías?

– Elvin Jones y Billy Higgins (responde con presteza y seguridad, asintiendo con la cabeza y apostillando con mirada firme, como escrutando la reacción de las dos personas que nos encontrábamos presentes en la entrevista. Seguramente adivinó nuestra reacción de sorpresa puesto que ambos citados fueron bateristas y no saxofonistas).

Cuando en casa alguien pregunta por Jerry pueden responder dos personas, una de ellas no es saxofonista.

– Sí, mi mujer se llama Jerry también, es pianista y cantante.

¿Soléis tocar o actuar juntos?

– No demasiado a menudo, ella tiene su propia identidad y su propio grupo, a veces tocamos juntos, pero yo creo que es más fácil de esta manera.

¿Es Europa un buen entorno para tocar jazz?

– Sí lo creo ¿que no hay aquí que podamos hacer en los Estados Unidos?

Esta no es la primera vez que tocas con tu trío estable y un trompetista. En 2011  actuaste en este mismo escenario con tu trío y Phil Grenadier.

– Sí (asiente).

¿Qué tipo de cualidades aporta esta formación?

– Sin un instrumento armónico, como el piano, se abren mucho las posibilidades armónicas. En muchos lugares no tenemos la posibilidad de tocar con pianista, es otra razón. Por otro lado, a mí me encanta tocar con piano y con cualquiera. Con un trompetista como Joe o Phil, podemos mezclar los sonidos y tocar de una manera común, lo cual es muy divertido.

Al margen de la música ¿qué aficiones tienes?

– (Jerry se toma su tiempo, suspira, mira al infinito, chasquea los labios y tras 14 segundos responde) Me gusta nadar, nado aproximadamente una hora cada día en verano, cada día, me encantan los coches rápidos, pero no me puedo permitir el que yo quiero, tengo un Audi X4, que es bastante rápido, me gusta el buen vino y tocar la batería todos los días.

Hot Cool para Majazzine

Castelló de la Plana, 8 de noviembre 2013.

Entrevista a Antonio Serrano

Nos encontraAntonio-Serrano3mos con Antonio Serrano en los prolegómenos del concierto que ofreció junto con Albert Sanz en la sala Jimmy Glass de Valencia, donde presentó su nuevo trabajo “Mahalo”, un tributo a sus maestros grabado y auto-producido en el sello del mismo nombre que gestiona el propio Antonio. La crónica del concierto la encontrarán en la sección “Conciertos” de este mismo sitio web.

En el verano de 2013 coincidí con el extraordinario percusionista Yoel Páez en un restaurante de Peñíscola, justo antes de su concierto con MC Latin Jazz Project y, casualmente, se encontraba cenando Benny Golson – que actuaba el día siguiente- con su esposa y su manager, al verlo nos quedamos pasmados. No quisimos molestar, pero fue el propio Benny quien nos saludó y nos invitó a acercarnos, a hacernos fotos y a charlar amigablemente. Yoel y yo coincidimos que un rasgo característico de los más grandes es la sencillez, la humildad, la naturalidad.

A Antonio Serrano no le ha cambiado el éxito, sigue siendo el mismo tipo llano, próximo, afable, con el que se puede hablar de tú a tú como si fuera tu compadre, sin imposturas ni engolamientos. Y eso que el éxito le vino a visitar desde bien joven, a los 13 años ya actuó en París con Larry Adler (ver vídeo). Pero esto no fue casual, al talento natural de Antonio se le sumó un ambiente familiar no sólo favorable, sino aleccionador, ya que su padre, armonicista también, fue su maestro desde los 7 años y quien lo llevó al primer campeonato mundial de armónica en New Jersey, en 1987 y fue allí donde Larry Adler se fijó en él. A partir de aquí, Larry Adler, el más grande armonicista de todos los tiempos (según el propio Antonio), fue su mentor y su compañero de escenario en múltiples ocasiones.

De sólida formación clásica, fue abriendo su horizonte a otros estilos y domina a la perfección géneros tan diversos y difíciles como el ya mencionado clásico, el jazz y el flamenco. Precisamente en este último género se prodigó durante 10 años con el más grande guitarrista flamenco de todos los tiempos, el recientemente fallecido Paco de Lucía, con quien aparte de actuar por todo el mundo trabó una estrecha relación y a quien -a plena satisfacción de Paco- transcribió parte de su obra para piano.

Ha actuado y grabado con lo más florido del elenco internacional. Con “Mahalo” ha editado ya 8 discos y sus giras se cuentan por éxitos.

Mantiene una especial relación con Valencia, pues vivió unos años como estudiante, pero la música, afortunadamente, ganó el pulso a la física.

P:¿Qué músico te ha inspirado o te inspira más?

R: Larry Adler.

P: Eres un músico ecléctico que demuestra solvencia en cualquier género y estilo, pero ¿hay alguno que te guste más?

R: Siento especial debilidad por el Jazz.

P: ¿De qué concierto guardas el mejor recuerdo?

R: Junto a Paco de Lucia y Chick Corea en el festival de jazz de Vitoria 2013.

P: ¿Cómo te enrolaron en el grupo de Paco de Lucía?

R: Hay veces en la vida en que dios te viene a visitar. Esta fue una de ellas.

P: ¿Creías a priori que ibas a triunfar con Paco de Lucía o que era una aventura arriesgada?

R: Nunca pensé que permanecería tantos años en el grupo. Paco era un músico muy exigente y conmigo siempre fue amable. Me ayudó a tener seguridad en mi mismo tocando flamenco.

P: ¿Qué recomiendas a un armonicista para mejorar su técnica?

R: Mínimo esfuerzo – Máximo rendimiento. Es la clave de una buena técnica en cualquier instrumento.

P: ¿Que recomiendas a un músico para mejorar su lenguaje?

R: Escuchar mucha música y transcribir.

P: ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene ser poli-instrumentista?

R: No veo ningún inconveniente. Ventajas tiene muchas, sobre todo si eres compositor.

P: ¿Cuál es tu configuración (marca y modelo) favorita armónica-micro?

R: Armónica: HOHNER Chromonica 270

Micro: SHURE SM 58

P: ¿Qué música escuchas habitualmente?

R: Últimamente música clásica.

P: Al margen de la música ¿cuáles son tus aficiones?

R: Ajedrez, lectura, la naturaleza y estar con la familia y mis amigos.

P: Añade cualquier cosa que quieras comentar

R: Quiero daros las gracias por esta entrevista y desearos mucho éxito con esta revista!!

Ha sido un verdadero placer y un honor contar con la presencia de Antonio Serrano en Majazzine. Gracias Antonio y hasta la próxima.

Valencia, 3 de febrero de 2015

Hot Cool para Majazzine

Antonio Serrano – Albert Sanz Dúo: “Mahalo”

CRÓNICA DEL CONCIERTO: ANTONIO SERRANO Y ALBERT SANZ

presentando “MAHALO”

Antonio-Serrano-2

Día: 3 de febrero de 2015

Lugar: Jimmy Glass, Valencia, España

Hora: 20:45

Músicos: Antonio Serrano (armónica) Albert Sanz (piano)

Entrada: 12 Euros

Antonio Serrano no tiene género, no, no me malinterpreten, me refiero al musical.

Suele acontecer que los intérpretes se encasillan en un género concreto, aquél con el que más se identifican y en el cual  se sienten más cómodos. No es el caso de Antonio Serrano, y no es porque no se sienta cómodo, ni porque no se identifique con ningún género, sino por todo lo contrario.

La mayoría de ustedes conocerán la leyenda del rey Midas, si hombre, aquél que convertía en oro todo lo que tocaba y que el pobre acabó fatal, muerto de hambre y  cabreado. Antonio Serrano sin embargo, convierte en música todo lo que interpreta y al contrario que el codicioso rey, el cuento siempre acaba bien.

Deliberadamente he utilizado el término intérpretes en la segunda frase de esta crónica para remarcar un hecho que a mi me parece relevante, aún a sabiendas de que pueda resultar polémico. Para mi intérprete a secas es aquél que puede reproducir con mayor o menor destreza una música, bien sea leyendo una partitura o de oído. Músico es aquél capaz de recrear una obra haciéndola propia, embelleciéndola, animándola, en el sentido de comunicarle ánima, vida, chispa, confiriéndole un toque personal o dándole el tinte que la haga diferente, singular, independientemente de si permanece fiel al espíritu original o si le ha dado la vuelta como a un calcetín.

Antonio Serrano es de los segundos, es músico, diría más, es M.I.D.A.S (Músico Inconmensurable Don Antonio Serrano) (mil disculpas por el tan mal traído acrónimo, mi psicoterapeuta argentino me ha asegurado que con cien sesiones más, estaré curado de mi pulsión acronímica) porque transforma en música todo lo que interpreta con una sola resultante, belleza. Belleza que muta en emoción que conmueve al espectador.

Quien ha tocado con Larry Adler, Paco de Lucía, Toots Thielemans y un larguísimo etcétera de grandísimos músicos de todos los géneros, no tiene que exhibir más tarjeta de presentación que su música y es ésta la que se encarga de deslumbrar día a día, concierto a concierto, disco a disco, tanto a incondicionales como a escépticos.

Larry Adler y Toots Thielemans, encumbraron a la armónica como instrumento solista de pleno derecho en géneros como la música clásica y el jazz, Antonio la ha dotado de plena vigencia en géneros tan apriorísticamente inabordables para un armonicista como el flamenco, amén de surcar con total naturalidad y personalidad el resto de géneros musicales.

“Mahalo” es una palabra hawaiana que significa gratitud y es el título del disco con el que Antonio Serrano quiere rendir tributo a sus maestros, tres de los cuales se han citado en el párrafo anterior.

En el presente concierto, Antonio ha contado con la inestimable colaboración de un pletórico Albert Sanz con quien ha configurado un tándem singular: A.S. & A.S. (Oh no, otra vez la pulsión acronímica, dita sea!) a la par que arriesgado, cuyo resultado, no obstante, no pudo ser más brillante. La compenetración es tal que delata un cuidado y exquisito trabajo previo de transcripción, adaptación, conjunción y todo ello aderezado con un derroche de creatividad en las respectivas improvisaciones.

Quien haya coqueteado mínimamente con este peculiar instrumento que es la armónica, podrá hacerse una mínima idea de la dificultad técnica que entraña tocarlo con tanto virtuosismo. Pero no sólo de técnica vive Antonio, sino de un lenguaje rico, fresco, vivo en cualquiera de los estilos en los que se prodiga, hasta el punto de hacer dudar al respetable acerca de si Paco de Lucía no habría escrito originalmente su música para armónica. Este sacrilegio se transforma en axioma cuando Antonio lo explica en el escenario.

Igual de herético puede parecer, a priori, el reto de adaptar una pieza sinfónica de Gershwin, Rhapsody in Blue para piano y armónica y finalmente convencer a la parroquia de que este es el formato que Gershwin andaba buscando y no encontró.

Perdónenme los guardianes de la pureza de ambos templos, flamenco y clásico si he podido ofender con mi afectada elegía la proverbial sensibilidad ultraortodoxa, pero si hubieran asistido al concierto cambiarían de opinión…o quizá no…chi lo sa!

Además de las piezas comentadas el concierto transcurrió entre standards, blues, composiciones propias, aires brasileños, portugueses, flamencos y clásicos, todo un ejemplo de eclecticismo musical y oficio.

Antonio Serrano es un músico poli-instrumentista que convence hasta con la pandereta, sin embargo, le debe tanto a la armónica como la armónica le debe y le deberá a él, es –me atrevería a decir- el más grande armonicista y uno de los músicos más creativos del mundo y que sin embargo y afortunadamente tenemos la rara suerte de poder disfrutar a menudo en escenarios cercanos.

Albert-Sanz-2Albert Sanz es un pianista con una proyección formidable, su rico y creativo fraseo con claras raíces evansianas y jarrettianas, emergía intermitentemente cada vez que la armónica le cedía el protagonismo y entre tanto ejercía de combo rítmico-armónico con total solvencia arropando a la melodía.

Fue un concierto de los que hacen afición, de los que se hacen cortos, de los que no necesitan ninguna explicación, ni ningún complemento, como una buena paella, como los buenos cuadros, como las auténticas obras de arte.

Y sin más explicación adicional cerramos esta crónica esperando el próximo concierto de A.S. & A.S. (Otra vez, cachis!)

Hot Cool para Majazzine

Entrevista: Fabio Miano

FabioEsta noche nos encontramos con Fabio Miano en el descanso tras la prueba de sonido antes del concierto que ofrece en Benicàssim junto con Eric Alexander en el saxo, Ignasi González en el contrabajo y Esteve Pi en la batería.

Este pianista italo-canadiense afincado en Alicante lleva años pisando escenarios de nuestro entorno cercano. Conocido, considerado y querido por el público aficionado al jazz que sabe apreciar sus dotes interpretativas, ampliamente reconocidas por la crítica especializada, tiene un porte distinguido y aparentemente circunspecto que no tiene nada que ver con el trato cercano en el que se revela simpático, amable, accesible y muy, muy llano.

¿Quién te impulsó o te motivó a estudiar música?

– Cuando tenía 8 años mis padres me pusieron a estudiar el piano. En mi casa se escuchaba mucha música, supongo que serían mis padres.

¿Cuáles son tus principales influencias musicales?

– La música que ponían mis padres cuando era pequeño, que era música de big bands como Duke Ellington, Frank Sinatra, Sarah Vaughan, Ella Fitzerald, pianistas como Monk u Oscar Peterson.

¿Por qué elegiste el piano?

– Realmente lo eligieron mis padres, había un piano en casa, todo el mundo tocaba el piano y de alguna manera me dijeron “tú vas a ser pianista”.

Si no tocaras el piano ¿qué instrumento tocarías?

– Me gustan todos, yo tocaba la trompeta de pequeño en una banda, también me gusta el saxo.

¿Qué le recomendarías a un principiante de tu instrumento?

– Le recomendaría que estudiara mucho, que buscara un buen profesor o una buena escuela y luego que tocara lo que le guste.

¿Qué le recomendarías a un músico para mejorar su técnica?

– Estudiar, estudiar, estudiar y practicar, practicar, practicar.

¿Qué le recomendarías a un músico para mejorar su lenguaje?

– Escuchar, escuchar, escuchar.

¿Con qué estilo te sientes más a gusto?

– Yo me siento a gusto siempre que toco cualquier estilo que tenga raíces, que tenga tradición, puede ser moderno o antiguo, pero que conserve raíces y tradición.

¿Quienes son tus intérpretes favoritos?

– Muchísimos. Thelonius Monk, Bud Powell, Sonny Clark, Bill Evans, Herbie Hancock, Hank Jones, Cedar Walton, Kenny Barron. En cada generación hay grandes pianistas.

¿Quiénes son tus compositores favoritos?

– Cole Porter, Irving Berlin, etc. en general todos los grandes compositores de las décadas de los cuarenta y los cincuenta.

¿Podrías recomendar un disco?

– ¡Uno sólo! Un disco fantástico es Soul Station de Hank Mobley.

¿Cuáles son tus aficiones al margen de la música?

– Me gustan mucho los deportes acuáticos, jugar al tenis y conducir mi moto.

Fabio-2Y con esta respuesta nos despedimos y nos emplazamos para el inminente concierto que promete ser antológico, con Eric Alexander, Ignasi González y Esteve Pi.

Fernán  CDE para Majazzine

Benicàssim 8 de mayo de 2014