Tag Archives: Albert Sanz

Jean Toussaint Quartet

jean-toussaintFestival Jazz a Castelló XXV aniversari

Lugar: Teatre del Raval, Castelló de la Plana

Día y hora: 11 de diciembre, 20:00h

Músicos: Jean Toussaint, saxo tenor; Albert Sanz, piano; Massa Kamaguchi, contrabajo; Stephen Keogh, batería

Patrocinio: Ajuntament de Castelló de la Plana, Universitat Jaume I

Jean Toussaint (Islas Vírgenes, USA, 1960) creció en New York y asistió al Berklee College donde estudió bajo la tutela del saxofonista Billy Pierce.  En 1982 entró a formar parte de los jazz messengers de Art Blakey,

toussaint-ssengers

cuya membresía duró hasta 1986. Fue con Blakey con quien grabó tres álbumes de estudio, incluyendo New York Scene, con el que ganaron el Grammy a la mejor interpretación instrumental de jazz. En 1987 Toussaint se trasladó a Londres, donde entró a formar parte de la Guildhall School of Music como artista residente y como profesor de jazz.

jean-toussain-2t

Toussaint ha girado con músicos tan míticos -aparte de los comentados jazz messengers- como McCoy Tyner, Gil Evans, Kirk Lightsey, Cedar Walton, Max Roach, Horace Silver and Jeff Tain Watts.

Era una de las citas más esperadas por el público de Castelló de la Plana, además era el broche de clausura de esta tan celebrada XXV edición del Festival Jazz a Castelló.

Toussaint tiene una enorme presencia en el escenario, no sólo por su estatura, que también, sino por ese  sonido rotundo, potente, claro, definido, en el que se identifican claramente las trazas de su pasado mensajero, que afloran en los estilos be bop, hard bop, post bop y funky, pero que se entremezclan sin solución de continuidad con otros estilos incluso ajenos al género.

El repertorio incluyo obras de factura propia, así como standards conocidos. Estuvo acompañado por músicos bien conocidos por el público castellonense como son, Albert Sanz en el piano, Massa Kamaguchi en el contrabajo y Stephen Keogh en la batería.

Los músicos se emplearon a fondo para contentar a la audiencia regalándonos un concierto de una hora y tres cuartos, quizá conscientes de que al ser el cierre del festival quisieron saciarnos de jazz hasta la próxima cita.

Se acabó la XXV edición del festival Jazz a Castelló

Bienvenida la XXVI edición y las siguientes

Hot Cool para Majazzine

Antonio Serrano – Albert Sanz Dúo: “Mahalo”

CRÓNICA DEL CONCIERTO: ANTONIO SERRANO Y ALBERT SANZ

presentando “MAHALO”

Antonio-Serrano-2

Día: 3 de febrero de 2015

Lugar: Jimmy Glass, Valencia, España

Hora: 20:45

Músicos: Antonio Serrano (armónica) Albert Sanz (piano)

Entrada: 12 Euros

Antonio Serrano no tiene género, no, no me malinterpreten, me refiero al musical.

Suele acontecer que los intérpretes se encasillan en un género concreto, aquél con el que más se identifican y en el cual  se sienten más cómodos. No es el caso de Antonio Serrano, y no es porque no se sienta cómodo, ni porque no se identifique con ningún género, sino por todo lo contrario.

La mayoría de ustedes conocerán la leyenda del rey Midas, si hombre, aquél que convertía en oro todo lo que tocaba y que el pobre acabó fatal, muerto de hambre y  cabreado. Antonio Serrano sin embargo, convierte en música todo lo que interpreta y al contrario que el codicioso rey, el cuento siempre acaba bien.

Deliberadamente he utilizado el término intérpretes en la segunda frase de esta crónica para remarcar un hecho que a mi me parece relevante, aún a sabiendas de que pueda resultar polémico. Para mi intérprete a secas es aquél que puede reproducir con mayor o menor destreza una música, bien sea leyendo una partitura o de oído. Músico es aquél capaz de recrear una obra haciéndola propia, embelleciéndola, animándola, en el sentido de comunicarle ánima, vida, chispa, confiriéndole un toque personal o dándole el tinte que la haga diferente, singular, independientemente de si permanece fiel al espíritu original o si le ha dado la vuelta como a un calcetín.

Antonio Serrano es de los segundos, es músico, diría más, es M.I.D.A.S (Músico Inconmensurable Don Antonio Serrano) (mil disculpas por el tan mal traído acrónimo, mi psicoterapeuta argentino me ha asegurado que con cien sesiones más, estaré curado de mi pulsión acronímica) porque transforma en música todo lo que interpreta con una sola resultante, belleza. Belleza que muta en emoción que conmueve al espectador.

Quien ha tocado con Larry Adler, Paco de Lucía, Toots Thielemans y un larguísimo etcétera de grandísimos músicos de todos los géneros, no tiene que exhibir más tarjeta de presentación que su música y es ésta la que se encarga de deslumbrar día a día, concierto a concierto, disco a disco, tanto a incondicionales como a escépticos.

Larry Adler y Toots Thielemans, encumbraron a la armónica como instrumento solista de pleno derecho en géneros como la música clásica y el jazz, Antonio la ha dotado de plena vigencia en géneros tan apriorísticamente inabordables para un armonicista como el flamenco, amén de surcar con total naturalidad y personalidad el resto de géneros musicales.

“Mahalo” es una palabra hawaiana que significa gratitud y es el título del disco con el que Antonio Serrano quiere rendir tributo a sus maestros, tres de los cuales se han citado en el párrafo anterior.

En el presente concierto, Antonio ha contado con la inestimable colaboración de un pletórico Albert Sanz con quien ha configurado un tándem singular: A.S. & A.S. (Oh no, otra vez la pulsión acronímica, dita sea!) a la par que arriesgado, cuyo resultado, no obstante, no pudo ser más brillante. La compenetración es tal que delata un cuidado y exquisito trabajo previo de transcripción, adaptación, conjunción y todo ello aderezado con un derroche de creatividad en las respectivas improvisaciones.

Quien haya coqueteado mínimamente con este peculiar instrumento que es la armónica, podrá hacerse una mínima idea de la dificultad técnica que entraña tocarlo con tanto virtuosismo. Pero no sólo de técnica vive Antonio, sino de un lenguaje rico, fresco, vivo en cualquiera de los estilos en los que se prodiga, hasta el punto de hacer dudar al respetable acerca de si Paco de Lucía no habría escrito originalmente su música para armónica. Este sacrilegio se transforma en axioma cuando Antonio lo explica en el escenario.

Igual de herético puede parecer, a priori, el reto de adaptar una pieza sinfónica de Gershwin, Rhapsody in Blue para piano y armónica y finalmente convencer a la parroquia de que este es el formato que Gershwin andaba buscando y no encontró.

Perdónenme los guardianes de la pureza de ambos templos, flamenco y clásico si he podido ofender con mi afectada elegía la proverbial sensibilidad ultraortodoxa, pero si hubieran asistido al concierto cambiarían de opinión…o quizá no…chi lo sa!

Además de las piezas comentadas el concierto transcurrió entre standards, blues, composiciones propias, aires brasileños, portugueses, flamencos y clásicos, todo un ejemplo de eclecticismo musical y oficio.

Antonio Serrano es un músico poli-instrumentista que convence hasta con la pandereta, sin embargo, le debe tanto a la armónica como la armónica le debe y le deberá a él, es –me atrevería a decir- el más grande armonicista y uno de los músicos más creativos del mundo y que sin embargo y afortunadamente tenemos la rara suerte de poder disfrutar a menudo en escenarios cercanos.

Albert-Sanz-2Albert Sanz es un pianista con una proyección formidable, su rico y creativo fraseo con claras raíces evansianas y jarrettianas, emergía intermitentemente cada vez que la armónica le cedía el protagonismo y entre tanto ejercía de combo rítmico-armónico con total solvencia arropando a la melodía.

Fue un concierto de los que hacen afición, de los que se hacen cortos, de los que no necesitan ninguna explicación, ni ningún complemento, como una buena paella, como los buenos cuadros, como las auténticas obras de arte.

Y sin más explicación adicional cerramos esta crónica esperando el próximo concierto de A.S. & A.S. (Otra vez, cachis!)

Hot Cool para Majazzine

Eladio Reinón Quartet

ELADIO REINÓN QUARTET

Eladio Reinón

Hot Cool

Auditori de Vila-real, Castelló de la Plana, España

7 de febrero de 2014, 23:00 h

Ciclo Avui Jazz

Músicos: Eladio Reinón, saxo tenor; Albert Sanz, piano; Max Salinger, contrabajo; Stephen Keogh, batería

Estaba programado un concierto a cargo de la cantante británica Tina May como líder, pero problemas de salud le impidieron acudir a la cita. A cambio contamos con la presencia de Eladio Reinón, con los “siders” originales de Tina, el extraordinario baterista Stephen Keogh, el creciente valor del teclado bicolor, el paisano Albert Sanz y un bisoño norteamericano de Boston, Max Salinger.

Se esperaba pues que asumieran el mando en plaza tanto Albert como Stephen, pero el curso del concierto se encargó de alterar las expectativas del respetable. Albert Sanz se fundió en un segundo plano junto con el rokie contrabajista Max Salinger. Stephen, un fino estilista en todas las lides rítmicas jazzísticas no defraudó y estuvo a la altura a la que nos tiene acostumbrados. Eladio, en cambio, con una discreción digna de un ujier, dejó que su música se encargara de engrandecer su menuda figura. Su ortodoxa y meliflua dicción cercana a la de Paul Desmond, producía el espejismo de estar escuchando a un saxo alto antes que un saxo tenor, lo cual satisfaría a los más exigentes diletantes desmonianos y getzianos.

El discurso transcurrió entre conocidos standards de jazz como Stables mates, de Benny Golson, Cheese Cake de Dexter Gordon o Syeeda’s song flute de John Coltrane, boleros como “Tres Palabras” de Oswaldo Farres y composiciones propias de Eladio Reinón como un blues-rumba homenaje a Charlie Parker.

Lo que al principio pareció un cumplido de Albert Sanz para salir del atolladero y contentar al público “Uno de los grandes saxofonistas de jazz de este país”, se fue fraguando como una realidad tangible con el transcurrir del concierto.

Keogh no le anduvo a la zaga a Reinón y desenfundó todas sus artes percusivas con la precisión y gusto a las que nos tiene acostumbrados. Sanz fue disponiendo junto con Salinger y Keogh un firme sobre el que se deslizaba Reinón sin aparente esfuerzo y sin aspavientos, más allá de los necesarios para hacer hablar a su instrumento en un lenguaje que conocemos todos: jazz.

El concierto no fue el único acto cultural que ofreció el ciclo Avui Jazz en la noche del pasado viernes, sino que estuvo acompañado por la exposición de fotografías de jazz en la casa del Oli y la edición del libro de la presente temporada con los comentarios del prestigioso crítico Bob Bebop y fotografías de los miembros de la agrupación fotográfica Sarthou Carreres.