Tag Archives: cool jazz

Concierto Dmitry Baevsky Quartet

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dia: 1 de abril de 2016

Hora: 22:30h

Lugar: Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim

Músicos: Dmitry Baevsky, saxo alto; Fabio Miano, piano; Ignasi González, Contrabajo; Jo Krause, batería

Entrada: gratuita

Producción: Blau Records Productions

Patrocinio: Ayuntamiento de Benicàssim

Dmitry Baevsky, saxofonista nativo de San Petesburgo y afincado en Nueva York, compareció ante el entusiasta público que acudió para completar el aforo del auditorio del Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim, para presentar Somethin´ Special, su reciente trabajo discográfico bajo el sello Blau Records. De entre los asistentes, algunos ya conocían a Baevsky, pues no es la primera vez que nos visita, otros en cambio, incondicionales de las producciones Blau Records, asistieron devota y confiadamente a sabiendas de que la cita cultural va a responder a las expectativas que la trayectoria que la productora avala sobradamente.

Somethin’ Special, es el título del disco, que a su vez es el tema de Sonny Clark que encabeza la lista de los cortes registrados. Y “algo especial” tiene este músico que con su sonido, su técnica y su lenguaje convence y enamora tanto al público como a la crítica especializada. Esta grabación es la penúltima producida por la productora independiente local Blau Records, que acumula ya una larga lista de éxitos construidos de forma artesanal, con el motor alimentado por un combustible incombustible, mezcla de afición, esfuerzo, imaginación e ilusión, que en tiempos como los que corren es muy de agradecer.

Dmitry Baevsky es un mago del sonido, un docto del lenguaje y un fino estilista del Straight-Ahead Jazz, en otras palabras, del jazz considerado de raíz, o al menos que ha evolucionado directamente de la raíz, hablamos del bebop, hardbop y el cool jazz, estilos considerados por algunos gurús del género como “el jazz auténtico”. Ortodoxias y heterodoxias al margen, las cuales no son objeto de esta modesta crónica, Baevsky nos transporta a esas gloriosas décadas de los 40, 50 y 60 que son las fuentes de las que brota y se nutre su música.

También es un maestro en el arte de la impostura, pues nos puede llevar al convencimiento de que está haciendo sonar un saxo tenor en lugar de un alto, que es su instrumento nativo y único.

Sonido, lenguaje, dinámica, articulación, tempo, swing ¿qué más se le puede pedir a un músico de jazz?

Consciente de las expectativas que albergaba el respetable, Baevsky no dudó en entregarse incondicionalmente, en un ejercicio de puro derroche de energía, maestría y magisterio, enseñando qué se puede hacer con un tubo y una caña en un día “incómodo” en el que la compañía aérea ha extraviado su maleta por enésima vez. Con su música nos transporta y acompaña en un viaje alrededor del cogollo del jazz en su mejor versión, creando incluso la ilusión de una vivencia de aquél tugurio subterráneo lleno de humo, de bullicio, copas y jazz, sobre todo jazz. No se guardó ningún as en la manga, lo dio todo y más, espectacular demostración de poderío, oficio, genio, ingenio y generosidad. Bravo, bravísimo.

Alguien que como Baevsky se ha codeado con la flor y nata del del jazz no elige a cualquiera para acompañarle. En esta ocasión se rodeó de tres siders de lujo, Fabio Miano en el piano, Ignasi González en el contrabajo y Jo Krause en la batería. Hubo mucha complicidad y mucha energía que desbordó el escenario e inundó el patio de butacas quien a su vez realimentaba de forma entusiasta este clima comunicativo y colaborador que trascendía lo meramente musical.

El repertorio estuvo integrado casi en su totalidad por los temas del disco, por orden de interpretación fueron: Somethin’ Special (Sonny Clark), Fools Rush In (Mercer-Bloom), Cheese Cake (Dexter Gordon), Eclypso (Tommy Flanagan),I thought about you (Jimmy Van Heusen), Waltz Hot (Sonny Rollins), The End of a love affair (Edward Redding)

Un gran concierto y un gran disco

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 1 de abril de 2016

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Dmitry Baevsky Quartet

Dia: 1 de abril de 2016

Hora: 22:30h

Lugar: Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim

Músicos: Dmitry Baevsky, saxo alto; Fabio Miano, piano; Ignasi González, Contrabajo; Jo Krause, batería

Entrada: gratuita

Producción: Blau Records Productions

Patrocinio: Ayuntamiento de Benicàssim

Dmitry Baevsky, saxofonista nativo de San Petesburgo y afincado en Nueva York, compareció ante el entusiasta público que acudió para completar el aforo del auditorio del Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim, para presentar Somethin´ Special, su reciente trabajo discográfico bajo el sello Blau Records. De entre los asistentes, algunos ya conocían a Baevsky, pues no es la primera vez que nos visita, otros en cambio, incondicionales de las producciones Blau Records, asisten devota y confiadamente a sabiendas de que la cita cultural va a responder a las expectativas que la trayectoria que la productora avala sobradamente.

Somethin’ Special, es el título del disco, que a su vez es el tema de Sonny Clark que encabeza la lista de los cortes registrados. Y “algo especial” tiene este músico que con su sonido, su técnica y su lenguaje convence y enamora tanto al público como a la crítica especializada. Esta grabación es la penúltima producida por la productora independiente local Blau Records, que acumula ya una larga lista de éxitos construidos de forma artesanal, con el motor alimentado por un combustible incombustible, mezcla de afición, esfuerzo, imaginación e ilusión, que en tiempos como los que corren es muy de agradecer.

Dmitry Baevsky es un mago del sonido, un docto del lenguaje y un fino estilista del Straight-Ahead Jazz, en otras palabras, del jazz considerado de raíz, o al menos que ha evolucionado directamente de la raíz, hablamos del bebop, hardbop y el cool jazz, estilos considerados por algunos gurús del género como “el jazz auténtico”. Ortodoxias y heterodoxias al margen, las cuales no son objeto de esta modesta crónica, Baevsky nos transporta a esas gloriosas décadas de los 40, 50 y 60 que son las fuentes de las que brota y se nutre su música.

También es un maestro en el arte de la impostura, pues nos puede llevar al convencimiento de que está haciendo sonar un saxo tenor en lugar de un alto, que es su instrumento nativo y único.

Sonido, lenguaje, dinámica, articulación, tempo, swing ¿qué más se le puede pedir a un músico de jazz?

Consciente de las expectativas que albergaba el respetable, Baevsky no dudó en entregarse incondicionalmente, en un ejercicio de puro derroche de energía, maestría y magisterio, enseñando qué se puede hacer con un tubo y una caña en un día “incómodo” en el que la compañía aérea ha extraviado su maleta por enésima vez. Con su música nos transporta y acompaña en un viaje alrededor del cogollo del jazz en su mejor versión, creando incluso la ilusión de una vivencia de aquél tugurio subterráneo lleno de humo, de bullicio, copas y jazz, sobre todo jazz. No se guardó ningún as en la manga, lo dio todo y más, espectacular demostración de poderío, oficio, genio, ingenio y generosidad. Bravo, bravísimo.

Alguien que como Baevsky se ha codeado con la flor y nata del del jazz no elige a cualquiera para acompañarle. En esta ocasión se rodeó de tres siders de lujo, Fabio Miano en el piano, Ignasi González en el contrabajo y Jo Krause en la batería. Hubo mucha complicidad y mucha energía que desbordó el escenario e inundó el patio de butacas quien a su vez realimentaba de forma entusiasta este clima comunicativo y colaborador que trascendía lo meramente musical.

El repertorio estuvo integrado casi en su totalidad por los temas del disco, por orden de interpretación fueron: Somethin’ Special (Sonny Clark), Fools Rush In (Mercer-Bloom), Cheese Cake (Dexter Gordon), Eclypso (Tommy Flanagan),I thought about you (Jimmy Van Heusen), Waltz Hot (Sonny Rollins), The End of a love affair (Edward Redding)

Un gran concierto y un gran disco

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 1 de abril de 2016

Scott Hamilton Quartet

Lugar: Pizza Express – Londres OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dia: 3 de enero 2015-01-07

Hora: 21:00h

Entrada: 23 £

Intérpretes: Scott Hamilton (saxo), John Pearce (piano), Dave Green (contrabajo), Steve Brown (batería).

 

Hacía tiempo que Scott Hamilton no visitaba el escenario del Pizza Express de Londres, lo que había generado una gran expectación por la vuelta de este gran músico.

Scott es uno de los saxofonistas en los que la tradición de los clásicos es más evidente. Su calidez es sucesora directa de los sonidos que proporcionaban a su saxo Lester Young y Coleman Hawkins.

Hamilton es hoy día uno de los jazzmen con mayor actividad en todos los escenarios del mundo. Pocos son los días en que su trabajo no es oído en directo en los clubs y auditorios más importantes.

En esta ocasión, se presentó en Londres con un magnífico trío de músicos con los que ya había compartido escenario en anteriores ocasiones. Su gran amigo John Pearce fue un apoyo armónico imprescindible durante todo el concierto, adquiriendo más y más protagonismo tal y como iban desarrollándose los solos. Le siguió de cerca el gran contrabajista Dave Green, heredero directo del gran Ray Brown. En la batería, con un papel más discreto pero no menos importante, uno de los músicos más solicitados de Londres: Steve Brown.

Durante los dos pases de una hora cada uno que duró la actuación, Scott y sus músicos fueron desgranando poco a poco, con gran sabiduría y con el buen hacer que les caracteriza, una serie de estándards, la mayoría reconocibles por el público que llenaba el Pizza Express. Love Letters, Green Dolphin Street, e incluso Girl from Ipanema fueron algunos de los temas que regalaron a la audiencia.

Scott tiene la gran habilidad de saber estar dentro de distintos estilos. Aunque su gran influencia ha sido el cool jazz, es capaz de pasar por el swing y sentirse como pez en el agua con temas de hard bop. Sus frases largas, su sonido cálido y su conocimiento del lenguaje jazzístico le hacen hoy por hoy uno de los saxofonistas más importantes e imprescindibles del panorama del jazz.

En este concierto la comunicación con el público fue fluida desde el primer momento, consiguiendo hacer volar a la audiencia hasta territorios donde pocos artistas son capaces de llegar.

Scott dejó el escenario del Pizza Express con la misma energía con la que empezó y a la que nos tiene acostumbrados en todas sus actuaciones.