Tag Archives: farràs

Entrevista: Josep Maria Farràs

Benicàssim 12/12/2014

Farràs 15

Josep Maria Farràs, es un trompetista legendario, de los que han marcado el rumbo del jazz en España. Sencillo, afable y humilde en la conversación, se transfigura en escena cuando toca la trompeta. Parafraseando a Benny Golson y haciendo uso de su referencia a Clifford Brown, encontramos bastantes paralelismos entre ambos jazzmen. “Clifford era un tipo muy tranquilo, hasta que cogía la trompeta” decía Benny Golson. Farràs marcó un hito en la trompeta de jazz en España, con su estilo inconfundible que se nutre de los más grandes de su especialidad. Al igual que su inseparable compañero Toni Solà, su culto es el hard-bop “me paré en los 60”. Bendita “paradinha”, añado. Josep María huye de los estereotipos, del academicismo y del boato, pero es una cátedra ambulante de jazz, y en su departamento pululan eméritos adjuntos como Toni Solà y un joven becario Marc Martí que dará mucho que hablar en un futuro próximo.

Tomamos asiento en las butacas de la primera fila del auditorio y comenzamos nuestra charla.

P: ¿Cuando empezaste a interesarte por la música?

R: Mi familia regentaba una tienda de instrumentos musicales en Terrassa y yo tenía un contacto muy directo con la música y los instrumentos.

P: ¿Qué persona te impulsó/motivó a estudiar música?

R: Quizá el ambiente familiar en el que la música estaba presente en todo momento

P: ¿Por qué elegiste tu instrumento?

R: Empecé a tocar el saxo pero un músico holandés me convenció de que tocara la trompeta

P: ¿Cuando y cómo te interesas por el jazz?

R: Alrededor de los 15- 16 años, comencé de forma autodidacta. Luego estudié en el conservatorio y un profesor intentó disuadirme de que no tocara “jacs” que eso no era música

P: ¿Cuales son tus principales influencias musicales?

R: Charlie Parker, Louis Armstrong, Dizzy Gillespie, Clifford Brown, Miles Davis, en general los maestros del hard bop. Me paré en los 60.

P: Si no tocaras la trompeta ¿que instrumento tocarías?

R: El saxo

P: Qué le recomendarías a un trompetista principiante?

R: Que escuche y transcriba mucha música

P: ¿Y para mejorar su técnica?

R: Que asista a clases de instrumento

P: ¿Y para mejorar su lenguaje?

R: Que escuche mucha música

P: ¿Con qué estilo te sientes más a gusto?

R: Con el hard-bop, bebop, el cool, el blues, etc. pero también me gusta escuchar música clásica y concretamente algunas óperas y también música étnica.

P: ¿Quienes son tus intérpretes favoritos?

R: Charlie Parker, Louis Armstrong, Dizzy Gillespie, Clifford Brown, Miles Davis, etc.

P: ¿Quienes son tus compositores favoritos?

R: Cualquiera de los intérpretes que te he citado anteriormente

P: ¿Podrías citar un disco?

R: Alguno de Billy Holliday o Charlie Parker.

P: ¿Cuales son tus hobbies?

R: La música

Me hubiera gustado seguir charlando con Josep María un rato largo porque es de esas personas que emanan bonhomía y sabiduría, pero quedaba poco para el concierto y mandaba el inexorable Cronos. Habrán más ocasiones.

Hot Cool para Majazzine

Josep María Farràs – Toni Solà Quintet

CONCIERTO: JOSEP MARIA FARRÀS – TONI SOLÀ QUINTET

D.A. Benicàssim Farràs i Solà

Día: 12 de diciembre de 2014

Lugar: Espai de Música Mestre Vila de Benicàssim (Castellón –  España)

Músicos: Josep María Farràs, trompeta; Toni Solà, saxo tenor; Marc Martí, piano; Ignasi González, contrabajo; Xavi Hinojosa, batería

El Festival Internacional de Jazz de Benicàssim nos deparó otra jornada memorable con la actuación del quinteto comandado por Josep Maria Farràs y Toni Solà, una unión ya inscrita en el registro de parejas de hecho del jazz nacional. De hecho –no he podido contener la redundancia- su complicidad es tal que sus voces se funden en un instrumento politímbrico empastando de manera aparentemente  fácil y natural.

Parafraseando a Toni Solà -quien ejerció de maestro de ceremonias- el escenario se pobló de cuatro generaciones de músicos, desde el más veterano, el trompetista Josep María Farràs al más bisoño, el pianista Marc Martí y esa combinación de sabiduría, experiencia, groove, feeling, raíces y frescura resultó en un cóctel con muchísimo sabor, rebosante de matices, ofreciendo una amplia paleta de aromas que mutaban según la pieza que los cocineros Farràs y Solà habían escogido cuidadosamente para la ocasión.

El menú descartó de entrada platos insulsos como el lluç bollit (merluza hervida) y se adentró de lleno en el mundo de sabores, aromas, colores y texturas que ofrece el hard-bop, devoción a la que se adscriben sin ambajes los líderes del quinteto. El primer plato fue “Blues Walk” de Lou Donaldson, un entrante que marcaba a las claras el itinerario del menú. Siguió un entremés atemperado en forma de bossa nova, “Ceora” de Lee Morgan, para dar paso al conocido midtime “Bye bye blackbird” de Ray Henderson, en el que Solà destapó el tarro de sus esencias y Farràs desdobló su trompeta –merced a la sordina- en dos instrumentos que dialogaban en animada conversación. En el cuarto plato, “No problems” (A. Blakey- Jazz Messengers) del film “las amistades peligrosas, Xavi Hinojosa se explayó a placer evocando al gran Art Blakey, antes de que los vientos relajaran el tono con la balada  “Old Folks” de Willard Robinson, cuyo título hicieron propio y extensivo a la audiencia en un ambiente de complicidad total, del que brotó “Work Song” de Nat Adderley con el que se remontó el vuelo, en el cual se sirvieron unas apetitosas “Fried Bananas” de Dexter Gordon adobadas con mucho swing y groove.  El postre consistió en un gemido “Moanin’ ” de Bob Timmons. En el capítulo de bises se sirvió Black Orpheus para una digestión nocturna apacible.

Farràs y Solà son una referencia obligada en el jazz nacional, su sonido y su lenguaje son dignos herederos del legado hard-bop de los fértiles 50 y encarnan la autenticidad de las raíces más raciales del jazz. Al mismo tiempo fue una agradable sorpresa comprobar como valores emergentes como el jovencísimo pianista Marc Martí se pronuncia con la solvencia y el arte de un maestro en uno de los estilos más representativos y arraigados del género. Por su parte, Ignasi González y Xavier Hinojosa llevaron en volandas al resto y esgrimieron sus propios argumentos en sus respectivos solos. Una velada repleta de sabores que satisfizo al mejor de los gourmets. Salud.