Tag Archives: saxo

Charlando con Víctor Jiménez

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Víctor Jiménez es un joven talento del jazz nacional. A sus 25 años se ha ganado merecidamente un puesto destacado entre la élite. Su instrumento habitual es el saxo alto, aunque no desdeña el soprano ni el EWI (Electronic Wind Instrument). A pesar de su aparente bisoñez atesora un estilo y un lenguaje que para sí quisieran muchos jazzmen veteranos. Digno heredero y cultivador del bebop y hardbop no opone ningún remilgo para coquetear con cualquier estilo. Ferviente admirador de los Simpson y de los vídeo-juegos, nos honra hoy con su visita a Majazzine

A un servidor le encantaría huir de los clichés y de los tópicos a la hora de transcribir estas charlas en aras de la originalidad, pero me resulta imposible describir al personaje de manera original. Mi repertorio de epítetos, sinónimos, metáforas, alegorías, hipérboles y demás tropos me temo que está sobradamente agotado y además, como dice el sabio personaje manchego, “que sepáis que ser, es”, así que ¿por qué no nombrar a las cosas por su nombre?

Su aspecto juvenil y su sencillez no dejan entrever el enrome músico que alberga este valenciano nacido en 1991. Con la misma naturalidad que charla, conversa a través de su instrumento, sin aspavientos, sin alharacas, concentrado en su discurso, ofreciendo lo mejor de su música, abiertamente, sin condiciones pero también sin concesiones resultadistas. Sobrio y fresco a la vez, se expresa como un curtido bopero de los 40, con tantos recursos lingüísticos con los que podría – si el fuelle se lo permitiera- estar improvisando muchos minutos sin resultar redundante, con un sonido pleno, rotundo pero a la vez dúctil, maleable, manejándolo a placer según los requerimientos expresivos de cada paisaje sonoro.

Pero dejemos que hable el maestro.

MAJAZZINE ¿Cuando empezaste a interesarte por la música?

VÍCTOR JIMÉNEZ En mi familia siempre ha habido un ambiente favorecedor del aprendizaje musical. De pequeño, mi curiosidad por la música y el interés de mis padres me llevaron a ingresar en una banda de música y a partir de ahí empecé a desarrollar mi carrera musical.

MJZZN ¿Qué persona te impulsó o te motivó para que estudiaras música?

VJ Más que personas fue la música en sí misma, como ya he dicho en mi casa siempre existió un ambiente musical y la música era una atracción en sí misma. Explorando algunos músicos encontré a Bob Mintzer y ello no hizo más que reforzar mi deseo de sondear en profundidad el universo que se abría ante mi, no resultó difícil decidirse.

MJZZN ¿Cómo y cuando te interesas por el jazz?

VJ A los 15 años. A mi padre le gustaba el jazz y solía escucharlo en casa. En cierta ocasión, Latino Blanco impartió un taller de jazz en mi banda de música, lo cual suscitó mi interés por este género musical y ya, posteriormente, de la mano de Vicent Macián -que fue mi primer profesor de saxo de jazz- me adentré en este mundo.

MJZZN ¿Por qué elegiste el saxo como tu instrumento?

VJ Yo tocaba el piano y quizá –no lo recuerdo bien- fuera mi padre quien me aconsejara ingresar en la banda de música, el saxo fue mi elección. Me divierte más tocar el saxo porque tocas con más gente, interactúas, conversas…

MJZZN ¿Cuales son tus principales influencias musicales?

VJ Stefano di Battista, Perico Sambeat, Bob Mintzer, Kenny Garret, Cannonball Adderley, John Coltrane y muchos más, pero no sólo saxofonistas, también suelo transcribir intérpretes de otros instrumentos tales como Chet Baker.

MJZZN ¿Si no tocaras el saxo qué instrumento tocarías?

VJ La guitarra eléctrica, pero con distorsión y overdrive, me gustan mucho los solos de guitarra eléctrica, me parece un instrumento muy lírico.

MJZZN ¿Qué le recomendarías a un principiante en tu instrumento?

VJ Hay tres aspectos que a mi me parecer son básicos y a la vez los más importantes para progresar en la música, una es transcribir la música que te guste, el intérprete que te guste, no hace falta transcribir en papel, únicamente es necesario transcribir de oído, intentando reproducir lo que escuchas. Otra herramienta muy importante es grabarse fragmentos y escucharlos con actitud crítica pero lo más objetiva posible, es decir, no sólo detectando las cosas que no nos gustan sino también las que te gustan. Y por último estudiar con metrónomo, es muy importante saber tocar con el pulso concreto de cada pieza.

MJZZN ¿Qué le recomendarías a un músico para mejorar su técnica?

VJ Exactamente lo mismo que he respondido en la pregunta anterior

MJZZN ¿Qué le recomendarías a un músico para mejorar su lenguaje?

VJ Más de lo mismo, lo que he respondido en la penúltima pregunta

MJZZN ¿Con qué estilos del jazz te sientes más cómodo?

VJ En realidad con todos, aunque hasta la fecha he desarrollado más el bebop, el hardbop y el fusion, pero no me gusta cerrarme puertas, me interesa cualquier música que atraiga mi atención.

MJZZN ¿Cuales son tus aficiones aparte de la música?

VJ Me gustan mucho los vídeojuegos y también la gastronomía. Soy un incondicional de los Simpson (devoción compartida por quien suscribe, a mucha honra).

Y con la misma naturalidad con que comenzamos la entrevista la finalizamos y nos emplazamos para otros menesteres muy del gusto del joven maestro, pues nos fuimos a comer.

Hotcool para Majazzine

Dmitry Baevsky – Somethin’ Special

Portada final web

Suena “Cheese Cake” (Dexter Gordon). El timbre es el de un saxo tenor. Pregunto extrañado al productor y ¡oh sorpresa, es un saxo alto! ¡Me la dió con queso! Escudriño críticas y verifico que cualificados críticos sucumbieron también a su impostura. Me reconcilio con mi autoestima y reafirmo mi admiración por Baevsky.

El sonido de Dmitry es cálido, grueso, oscuro, con una rotunda presencia y un timbre lleno de armónicos.

En el presente trabajo, ha elegido un variado ramillete de standards que van mucho con su estilo.

Comienza con Somethin’ Special, (Sonny Clark), jugando al embuste con el timbre de su saxo, y con la estructura del tema que comienza como un blues menor, para sorprendernos con un interludio a ritmo ternario. En el tema dialogan locuazmente piano, batería y contrabajo.

Sigue un mid-time swing con Fools rush in, (Mercer-Bloom), con un tono y un fraseo más vivo y más alegre, en consonancia con el título del tema.

En el siguiente corte Cheesecake, perfectamente instalado en el lenguaje de Dexter Gordon, Dmitry nos ofrece una magistral versión, sin abandonar la onda Gordoniana pero esgrimiendo sus propios argumentos. Un estupendo solo de Fabio Miano y unos compases de alternancia entre breaks y obstinato conducen a un fantástico solo de batería de Joe Strasser.

La cuarta pista rebaja la tensión rítmica, que no la emocional, con un sentido Lament (J.J. Johnson), dónde Baevsky muestra su sensibilidad y su delicadeza enhebrando nota a nota esta preciosa balada.

En quinto lugar aparece Eclypso (Tommy Flannagan), un calypso, para entonar el ánimo. Toma la voz el piano para entregarle el testigo al saxo. El ágil fraseo de Baevsky, a caballo entre el hard y el latin, invita a participar al contrabajo y a la percusión, la cual deja bien patente que ningún ritmo le es ajeno.

Una vez puestos, ¡para qué parar! parece proponer Dmitry con The end of a love affair (Edward Redding) en sexto y lugar, con un guiño latin final.

En séptimo y último lugar aparece I thougt about you (Jimmy Van Heusen). El tema debuta como balada flotando entre subtonos, pero muta en un mid-time swing con un fraseo fresco y fluido, invitando a participar en la conversación al piano y al contrabajo.

En conclusión, un gran disco de un gran virtuoso del saxo…¿alto? Que sí, alto, acompañado de unos grandes intérpretes.

Hot Cool para Majazzine.

Charlando con Scott Hamilton

OLYMPUS DIGITAL CAMERADentro del VIII Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim estaba programada una Master Class impartida por Scott Hamilton. El formato ha sido original pues ha consistido en un concierto-charla, no al uso del concierto-didáctico de la música clásica sino algo mucho más abierto, alternando la interpretación de standards de jazz con charla con los alumnos sobre temas variados como técnica del instrumento, lenguaje musical, historia del jazz, historia de cada standard interpretado, historias de músicos, repertorio, etc.

Oficia de traductor-intérprete Dave Mitchell, quien además ha acompañado con la guitarra junto con Fredrik Carlquist en el saxo tenor, Jo Krause en la batería e Ignasi González en el contrabajo.

La charla surgía espontánea entre tema y tema y Scott contestaba solícito todas las cuestiones formuladas con una naturalidad y sencillez muy de agradecer, el Olimpo no resulta tan inaccesible con tipos como Scott, grande pero llano, próximo, abierto y afable.

Las preguntas han sido formuladas por diferentes alumnos y profesores.

  • ¿Cuántos temas integran tu repertorio?
  • Uf! aproximadamente unos 1000 temas, pero de ellos, aproximadamente suelo tocar unos 200.
  • ¿Conocer tantos temas es favorable para componer?
  • Bueno, son dos cosas distintas, creo que sí, que puede favorecer a la hora de componer. Yo no soy compositor, creo que componer es un tema duro, he compuesto algún tema pero no me considero compositor. Probablemente escuchar mucha música favorezca la composición.
  • ¿Cómo haces para construir una improvisación larga?
  • Normalmente y cada vez más, construyo frases cortas que voy uniendo a medida que avanza la improvisación. Creo que las frases cortas favorecen y simplifican la improvisación. Intento tener siempre presente la melodía para improvisar. El “solo” es una extensión de la melodía y esta ya está expuesta al comienzo de la interpretación, luego es cuestión de utilizar la melodía de guía para ir construyendo la improvisación.
  • ¿Sueles tocar con los mismos músicos?
  • Normalmente viajo solo y toco con diferentes formaciones haciendo standards, a medida que va pasando el tiempo, se van consolidando los grupos.  Aunque en Italia que es donde vivo los últimos años, suelo tocar con algunos grupos estables.
  • ¿Qué aconsejas para estudiar un standard?
  • Realmente no es difícil aprender un standard, si tienes dificultades algo no estás haciendo bien. Es importante recordar que son canciones que originalmente estaban compuestas para bailar o cantar. Antiguamente la gente escuchaba los standards a todas horas, en la radio, en la televisión, en el ascensor, en el coche, en los centros comerciales, etc. todo el mundo se sabía los standards de memoria porque los escuchaba con frecuencia. Es bueno escuchar con atención y memorizar un standard para poder aprenderlo.
  • Hay intérpretes que tocan muchas veces un tema y consiguen que siempre suenen frescos, vivos, con groove ¿qué aconsejas al respecto?
  • Bueno, honestamente creo que es una cuestión de profesionalidad y talento. Si tienes mucho talento pero no actúas como un profesional, no consigues transmitir, es cuestión de ser profesional e intentar tocar el tema como la primera vez.
  • ¿Cuál fue tu método de aprendizaje del saxo?
  • No se puede decir que haya estudiado con ningún método en concreto. Tocaba los solos de saxofonistas famosos al mismo tiempo que sonaba la reproducción del disco, me aprendía los solos y luego improvisaba los míos sobre el disco. Un buen saxofonista que conocía me aconsejó que estudiara las escalas mayores y así lo hice, me aprendí las escalas mayores. Por otro lado, en realidad fui muy afortunado, porque me dejaban tocar muchos bolos con gente profesional y no se quejaban de lo que hacía, poco a poco fui desarrollando técnica y lenguaje. Se podría decir que aprendí a tocar tocando e imitando.
  • ¿Qué aconsejas para estudiar el saxo?
  • No soy un buen estudiante, como ya he dicho empecé tocando e improvisando sobre discos y tocando las escalas mayores. Utilizo el piano para aprender melodías, pero sólo se tocar en el tono de Do, lo cual creo que es bueno porque ello me obliga a transportar la tonalidad original a la tonalidad de Do y luego a la tonalidad del saxo, esto creo que es bueno para luego poder transportar la melodía a otras tonalidades.
  • ¿Tienes otras influencias musicales aparte del jazz?
  • Si claro, escucho música clásica, brasileña, etc. Cuando era adolescente escuchaba rock. Cualquier música que escuches influirá en tu lenguaje.
  • ¿Sigues escuchando a los grandes saxofonistas del jazz?
  • Por supuesto, es una fuente de inspiración aparte de un gran placer.
  • Una vez en Suecia tocaste con Zoot Sims ¿puedes contarnos como fue?
  • Sí, estoy muy orgulloso de ello, yo admiro mucho a Zoot Sims como saxofonista y como persona. Coincidimos en el mismo hotel, él estaba grabando y coincidió que ambos teníamos una semana libre y tuvimos mucho tiempo para compartir. Luego toqué con él en cuatro o cinco ocasiones. Zoot era muy generoso y muy simpático, además de muy buen saxofonista
  • ¿Por qué elegiste el saxo como instrumento?
  • Comencé tocando la armónica de blues en un grupo, pero escuchaba lo que tocaba el clarinete y el saxo y quería copiar esas melodías y con la armónica de blues no era muy bueno y la cromática me parecía muy difícil, así que me interesé por el saxo
  • Si no tocaras el saxo ¿qué instrumento tocarías?
  • Seguramente el piano, me parece mucho más inteligente, tocas sentado, no tienes que soplar y tienes todas las notas a la vista –risas del respetable-

En realidad la charla fue interrumpida por la interpretación de diferentes standards, algunos a petición de los profesores, del propio Scott y otros también a petición de los alumnos. Cada tema iba introducido a veces por la historia del tema, del compositor o de alguna circunstancia reseñable que rodeaba al standard en cuestión.

Resultó un formato ameno, devertido y muy interesante, aparte de un auténtico lujo el poder disfrutar de un concierto privado de Scott Hamilton con tan buenos acompañantes.

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 7 – 12 -2015

Concierto Gustav Lundgren

OLYMPUS DIGITAL CAMERADía: 3 de septiembre de 2015

Lugar: Espai de Música Mestre Vila (Benicàssim)

Hora: 22:30h

Músicos: Gustav Lundgren (guitarra), Fredrik Carlquist (saxo), Tom Warburton (contrabajo).

El pasado 3 de septiembre de 2015, tuvo lugar en l’Espai de Música Mestre Vila de Benicàssim el concierto del trío que lidera el guitarrista sueco Gustav Lundgren, acompañado por el saxofonista, también sueco, Fredrik Carlquist y el contrabajista norteamericano Tom Warburton.

Esta formación, desprovista de percusión, exige mucho del propio trío pero más concretamente del contrabajista que soporta en muchos fragmentos el peso de la conducción rítmico-armónica.

Tom Warburton no sólo brilló con luz propia en las improvisaciones, sino que condujo con aparente facilidad y sobrada solvencia al trío durante todo el concierto.

Fredrik Carlquist suele recalar por estos pagos, regalándonos los oídos con su sonido y su dicción clásica, muy del estilo de Stan Getz. Pero esta vez nos sorprendió con una deriva hacia un sonido aún más clásico, más inspirado en Dexter Gordon, Ben Webster o Lester Young, con un sonido grueso y cálido rico en subtonos y armónicos, más pendiente del lirismo que de la exhibición técnica, apoyado en una configuración ad hoc con su saxo vintage SML y su boquilla Phillinger.

Llegamos al líder, Gustav Lundgren, exquisito guitarrista que se bate con solvencia en diferentes lides tales como el género Gipsy y los múltiples estilos del jazz, en los que destaca por su prodigiosa técnica, que le permite construir fantásticos solos de improvisación sin abandonar la coherencia melódico-armónica. A pesar de su juventud Lundgren es un maestro consolidado y ha recibido prestigiosos reconocimientos tanto por parte de grandes figuras del jazz como George Benson o Jimmy Rosenberg, como por parte de medios especializados.

El concierto ofreció un repertorio con obras de corte clásico con el que el público se sintió plenamente confortable e identificado, enraizado en las bases del género pero sin renunciar al virtuosismo tanto colectivo como individual.

El trío se arriesgó con un par de piezas muy exigentes por su alta dificultad técnica, tales como “Tricotism” de Oscar Pettiford y “The Eels Nephew” de Bud Freeman que pusieron bien a las claras la alta calidad interpretativa de los miembros del trío.

Completaron el repertorio: “Tickle Toe” de Lester Young, “Frolics on the roof” de Fredrik Carlquist, “A smooth one” de Charlie Christian, “Aqua Leon” de Gustav Lundgren, “Darn that dream” de Jimmy Van Heusen, “Cloe” de Gustav Lundgren, “Creme Mandarin” de Fredrik Carlquist y “Beatiful land of life” de Fredrik Carlquist.

Una delicia de concierto.

 

Benicàssim, 3 de septiembre de 2015

Hot Cool para Majazzine

Entrevista: Toni Solà

Benicàssim 12/12/2014

Toni Solà 5

Toni Solà, saxofonista tenor de raza, de raíces, devoto del hard-bop e incondicional de los clásicos de la década dorada de los 50. Su característico sonido rotundo, varonil, grueso, su lenguaje ortodoxo, fluido, su dicción clara y directa hablan por él. Cuando sales de un concierto de Toni queda el regusto de lo auténtico, de lo tradicional, de la esencia de un género que domina a la perfección. “Açò és jazz” (Esto es jazz) proclamaba un espectador a la salida del concierto.

Toni nos atiende solícito al acabar la prueba de sonido y esto fue lo que dio de sí la entrevista.

P: ¿Cuando empezaste a interesarte por la música?

R: Aproximadamente a la edad de 8 años, empecé a interesarme de una manera seria por la música y concretamente por el jazz

P: ¿Qué persona te impulsó/motivó a estudiar música?

R: Yo mismo

P: ¿Por qué elegiste tu instrumento?

R: Es el que más me gusta, el que me deja expresar mejor mi música

P: ¿Cuales son tus principales influencias musicales?

R: Principalmente todos los grandes del hard bop.

P: Si no tocaras el saxo tenor ¿que instrumento tocarías?

R: Me gustan mucho las congas

P: Qué le recomendarías a un saxofonista principiante?

R: Que escuche mucha música

P: ¿Y para mejorar su técnica?

R: Que escuche mucha música

P: ¿Y para mejorar su lenguaje?

R: Que escuche mucha música

P: Qué parte de tu instrumento es la que más te gusta y cual la que menos te gusta.

R: Decididamente la caña es la parte del saxo que causa más quebraderos de cabeza, es la parte más indómita, quizá porque es la que más cerca está de la naturaleza. La que más me gusta es la boquilla porque es la parte que más cerca está de mi y es la que transmite la vibración sonora al resto de elementos.

P: ¿Con qué estilo te sientes más a gusto?

R: Con los más genuinos, sobre todo con el hard-bop, pero también con el bebop, el cool, el blues, etc.

P: ¿Quienes son tus intérpretes favoritos?

R: Son muchos, pero por citarte algunos: Dexter Gordon, Sonny Rollins, Stan Getz, Ben Webster, John Coltrane, etc.

P: ¿Quienes son tus compositores favoritos?

R: Prácticamente los mismos intérpretes que he citado anteriormente

P: ¿Podrías citar un disco?

R: Discos que me gustan hay muchos pero si tengo que citar uno sólo, citaría una canción “Lover“, de Rodgers y Hart, interpretada por Frank Sinatra, es mi tema y mi versión favoritos.

P: ¿Cuales son tus hobbies?

R: La pintura y el cine negro

Tras esta breve entrevista despedimos y agradecemos a Toni Solà su amabilidad y nos emplazamos para conciertos venideros.

Hot Cool para Majazzine

Eladio Reinón Quartet

ELADIO REINÓN QUARTET

Eladio Reinón

Hot Cool

Auditori de Vila-real, Castelló de la Plana, España

7 de febrero de 2014, 23:00 h

Ciclo Avui Jazz

Músicos: Eladio Reinón, saxo tenor; Albert Sanz, piano; Max Salinger, contrabajo; Stephen Keogh, batería

Estaba programado un concierto a cargo de la cantante británica Tina May como líder, pero problemas de salud le impidieron acudir a la cita. A cambio contamos con la presencia de Eladio Reinón, con los “siders” originales de Tina, el extraordinario baterista Stephen Keogh, el creciente valor del teclado bicolor, el paisano Albert Sanz y un bisoño norteamericano de Boston, Max Salinger.

Se esperaba pues que asumieran el mando en plaza tanto Albert como Stephen, pero el curso del concierto se encargó de alterar las expectativas del respetable. Albert Sanz se fundió en un segundo plano junto con el rokie contrabajista Max Salinger. Stephen, un fino estilista en todas las lides rítmicas jazzísticas no defraudó y estuvo a la altura a la que nos tiene acostumbrados. Eladio, en cambio, con una discreción digna de un ujier, dejó que su música se encargara de engrandecer su menuda figura. Su ortodoxa y meliflua dicción cercana a la de Paul Desmond, producía el espejismo de estar escuchando a un saxo alto antes que un saxo tenor, lo cual satisfaría a los más exigentes diletantes desmonianos y getzianos.

El discurso transcurrió entre conocidos standards de jazz como Stables mates, de Benny Golson, Cheese Cake de Dexter Gordon o Syeeda’s song flute de John Coltrane, boleros como “Tres Palabras” de Oswaldo Farres y composiciones propias de Eladio Reinón como un blues-rumba homenaje a Charlie Parker.

Lo que al principio pareció un cumplido de Albert Sanz para salir del atolladero y contentar al público “Uno de los grandes saxofonistas de jazz de este país”, se fue fraguando como una realidad tangible con el transcurrir del concierto.

Keogh no le anduvo a la zaga a Reinón y desenfundó todas sus artes percusivas con la precisión y gusto a las que nos tiene acostumbrados. Sanz fue disponiendo junto con Salinger y Keogh un firme sobre el que se deslizaba Reinón sin aparente esfuerzo y sin aspavientos, más allá de los necesarios para hacer hablar a su instrumento en un lenguaje que conocemos todos: jazz.

El concierto no fue el único acto cultural que ofreció el ciclo Avui Jazz en la noche del pasado viernes, sino que estuvo acompañado por la exposición de fotografías de jazz en la casa del Oli y la edición del libro de la presente temporada con los comentarios del prestigioso crítico Bob Bebop y fotografías de los miembros de la agrupación fotográfica Sarthou Carreres.