Tag Archives: saxo tenor

Concierto Dmitry Baevsky Quartet

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dia: 1 de abril de 2016

Hora: 22:30h

Lugar: Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim

Músicos: Dmitry Baevsky, saxo alto; Fabio Miano, piano; Ignasi González, Contrabajo; Jo Krause, batería

Entrada: gratuita

Producción: Blau Records Productions

Patrocinio: Ayuntamiento de Benicàssim

Dmitry Baevsky, saxofonista nativo de San Petesburgo y afincado en Nueva York, compareció ante el entusiasta público que acudió para completar el aforo del auditorio del Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim, para presentar Somethin´ Special, su reciente trabajo discográfico bajo el sello Blau Records. De entre los asistentes, algunos ya conocían a Baevsky, pues no es la primera vez que nos visita, otros en cambio, incondicionales de las producciones Blau Records, asistieron devota y confiadamente a sabiendas de que la cita cultural va a responder a las expectativas que la trayectoria que la productora avala sobradamente.

Somethin’ Special, es el título del disco, que a su vez es el tema de Sonny Clark que encabeza la lista de los cortes registrados. Y “algo especial” tiene este músico que con su sonido, su técnica y su lenguaje convence y enamora tanto al público como a la crítica especializada. Esta grabación es la penúltima producida por la productora independiente local Blau Records, que acumula ya una larga lista de éxitos construidos de forma artesanal, con el motor alimentado por un combustible incombustible, mezcla de afición, esfuerzo, imaginación e ilusión, que en tiempos como los que corren es muy de agradecer.

Dmitry Baevsky es un mago del sonido, un docto del lenguaje y un fino estilista del Straight-Ahead Jazz, en otras palabras, del jazz considerado de raíz, o al menos que ha evolucionado directamente de la raíz, hablamos del bebop, hardbop y el cool jazz, estilos considerados por algunos gurús del género como “el jazz auténtico”. Ortodoxias y heterodoxias al margen, las cuales no son objeto de esta modesta crónica, Baevsky nos transporta a esas gloriosas décadas de los 40, 50 y 60 que son las fuentes de las que brota y se nutre su música.

También es un maestro en el arte de la impostura, pues nos puede llevar al convencimiento de que está haciendo sonar un saxo tenor en lugar de un alto, que es su instrumento nativo y único.

Sonido, lenguaje, dinámica, articulación, tempo, swing ¿qué más se le puede pedir a un músico de jazz?

Consciente de las expectativas que albergaba el respetable, Baevsky no dudó en entregarse incondicionalmente, en un ejercicio de puro derroche de energía, maestría y magisterio, enseñando qué se puede hacer con un tubo y una caña en un día “incómodo” en el que la compañía aérea ha extraviado su maleta por enésima vez. Con su música nos transporta y acompaña en un viaje alrededor del cogollo del jazz en su mejor versión, creando incluso la ilusión de una vivencia de aquél tugurio subterráneo lleno de humo, de bullicio, copas y jazz, sobre todo jazz. No se guardó ningún as en la manga, lo dio todo y más, espectacular demostración de poderío, oficio, genio, ingenio y generosidad. Bravo, bravísimo.

Alguien que como Baevsky se ha codeado con la flor y nata del del jazz no elige a cualquiera para acompañarle. En esta ocasión se rodeó de tres siders de lujo, Fabio Miano en el piano, Ignasi González en el contrabajo y Jo Krause en la batería. Hubo mucha complicidad y mucha energía que desbordó el escenario e inundó el patio de butacas quien a su vez realimentaba de forma entusiasta este clima comunicativo y colaborador que trascendía lo meramente musical.

El repertorio estuvo integrado casi en su totalidad por los temas del disco, por orden de interpretación fueron: Somethin’ Special (Sonny Clark), Fools Rush In (Mercer-Bloom), Cheese Cake (Dexter Gordon), Eclypso (Tommy Flanagan),I thought about you (Jimmy Van Heusen), Waltz Hot (Sonny Rollins), The End of a love affair (Edward Redding)

Un gran concierto y un gran disco

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 1 de abril de 2016

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Dmitry Baevsky Quartet

Dia: 1 de abril de 2016

Hora: 22:30h

Lugar: Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim

Músicos: Dmitry Baevsky, saxo alto; Fabio Miano, piano; Ignasi González, Contrabajo; Jo Krause, batería

Entrada: gratuita

Producción: Blau Records Productions

Patrocinio: Ayuntamiento de Benicàssim

Dmitry Baevsky, saxofonista nativo de San Petesburgo y afincado en Nueva York, compareció ante el entusiasta público que acudió para completar el aforo del auditorio del Espai de la Música Mestre Vila de Benicàssim, para presentar Somethin´ Special, su reciente trabajo discográfico bajo el sello Blau Records. De entre los asistentes, algunos ya conocían a Baevsky, pues no es la primera vez que nos visita, otros en cambio, incondicionales de las producciones Blau Records, asisten devota y confiadamente a sabiendas de que la cita cultural va a responder a las expectativas que la trayectoria que la productora avala sobradamente.

Somethin’ Special, es el título del disco, que a su vez es el tema de Sonny Clark que encabeza la lista de los cortes registrados. Y “algo especial” tiene este músico que con su sonido, su técnica y su lenguaje convence y enamora tanto al público como a la crítica especializada. Esta grabación es la penúltima producida por la productora independiente local Blau Records, que acumula ya una larga lista de éxitos construidos de forma artesanal, con el motor alimentado por un combustible incombustible, mezcla de afición, esfuerzo, imaginación e ilusión, que en tiempos como los que corren es muy de agradecer.

Dmitry Baevsky es un mago del sonido, un docto del lenguaje y un fino estilista del Straight-Ahead Jazz, en otras palabras, del jazz considerado de raíz, o al menos que ha evolucionado directamente de la raíz, hablamos del bebop, hardbop y el cool jazz, estilos considerados por algunos gurús del género como “el jazz auténtico”. Ortodoxias y heterodoxias al margen, las cuales no son objeto de esta modesta crónica, Baevsky nos transporta a esas gloriosas décadas de los 40, 50 y 60 que son las fuentes de las que brota y se nutre su música.

También es un maestro en el arte de la impostura, pues nos puede llevar al convencimiento de que está haciendo sonar un saxo tenor en lugar de un alto, que es su instrumento nativo y único.

Sonido, lenguaje, dinámica, articulación, tempo, swing ¿qué más se le puede pedir a un músico de jazz?

Consciente de las expectativas que albergaba el respetable, Baevsky no dudó en entregarse incondicionalmente, en un ejercicio de puro derroche de energía, maestría y magisterio, enseñando qué se puede hacer con un tubo y una caña en un día “incómodo” en el que la compañía aérea ha extraviado su maleta por enésima vez. Con su música nos transporta y acompaña en un viaje alrededor del cogollo del jazz en su mejor versión, creando incluso la ilusión de una vivencia de aquél tugurio subterráneo lleno de humo, de bullicio, copas y jazz, sobre todo jazz. No se guardó ningún as en la manga, lo dio todo y más, espectacular demostración de poderío, oficio, genio, ingenio y generosidad. Bravo, bravísimo.

Alguien que como Baevsky se ha codeado con la flor y nata del del jazz no elige a cualquiera para acompañarle. En esta ocasión se rodeó de tres siders de lujo, Fabio Miano en el piano, Ignasi González en el contrabajo y Jo Krause en la batería. Hubo mucha complicidad y mucha energía que desbordó el escenario e inundó el patio de butacas quien a su vez realimentaba de forma entusiasta este clima comunicativo y colaborador que trascendía lo meramente musical.

El repertorio estuvo integrado casi en su totalidad por los temas del disco, por orden de interpretación fueron: Somethin’ Special (Sonny Clark), Fools Rush In (Mercer-Bloom), Cheese Cake (Dexter Gordon), Eclypso (Tommy Flanagan),I thought about you (Jimmy Van Heusen), Waltz Hot (Sonny Rollins), The End of a love affair (Edward Redding)

Un gran concierto y un gran disco

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 1 de abril de 2016

Entrevista a Fredrik Carlquist

Fredrik-4Empezamos, como de costumbre, repasando los datos biográficos del entrevistado, en este caso, Fredrik Carlquist. Es un saxofonista sueco, afincado en Sitges, Barcelona, España desde 2001.

Nació en Jönköping, Suecia, en 1969. Desde los nueve años su relación con la música ha sido ininterrumpida.

Comenzó, según nos cuenta, con el clarinete, pero no tardó en decantarse por el saxo alto en primera instancia, para posteriormente elegir el tenor.

En 1997 ganó el premio “Jazz i Sverige” junto con Jacob Karlzan Trío y el saxofonista Henrik Frisk.

Desde entonces su carrera ha sido imparable y reparte su actividad entre los conciertos, la composición, la grabación y las clases.

Se podría decir que Fredrik es un todoterreno, pues ha explorado muchos estilos dentro del género del jazz, pero últimamente se centra más en los standards entre el bebop, hard-bop y cool.

Nos encontramos con Fredrik en la terraza del hotel Voramar, en Benicàssim, Castellón, España, donde acaba de impartir clases magistrales en el VII Seminario Internacional de Jazz de Benicàssim, aparte de participar en un concierto con Dena DeRose, Dave Mitchell, Ignasi González y Jo Krause, y también en una Jam con los alumnos y el resto de profesores.

Bajo el semblante entre sereno y circunspecto de su imponente humanidad, habita un tipo campechano, sencillo, ávido a la charla y al compadreo. Eso sí, sin aspavientos ni alharacas, tal como imponen los cánones escandinavos.

¿Cómo empezaste en la música?

– Empecé de niño con mi abuela, que tocaba el piano y me inició en este instrumento. Más adelante, con 9 años empecé a estudiar el clarinete en el colegio, un poco obligado y no fue muy bien. Después de un año cambié al saxo alto, de acuerdo con el profesor, porque yo encontraba el saxo más expresivo. A los 15 años pensé en cambiar de instrumento porque mis amigos tocaban en grupos de rock la guitarra y otros instrumentos, pero decidí seguir con el saxo. A partir de ahí empecé a escuchar discos de jazz, porque las mejores referencias del saxo estaban ahí. Empecé a estudiar a Charlie Parker porque tocaba el alto, pero luego descubrí a John Coltrane y Stan Getz, y ahí nació mi auténtico interés por el jazz, que casi se convirtió en una obsesión.

Al principio mi padre no estaba de acuerdo en que me convirtiera en músico profesional, porque no era un trabajo estable, pero yo estaba obsesionado con la música y continué mis estudios musicales hasta finalizar la licenciatura en la Universidad y me instalé en Malmö, dónde estuve tocando en diferentes formaciones, como big-bands y grupos más pequeños. Después de 10 años en Malmö mi mujer y yo decidimos venir a Barcelona y, después de dos visitas, en 2001 decidimos instalarnos aquí.

Si te pidiera que citaras tan sólo a 2 músicos que han inspirado tu carrera musical ¿quienes serían?

– Difícil, pero sí, de saxofonistas uno de los primeros fue Paul Desmond, que es muy melódico, es uno de los que más he escuchado. Muchos me dicen que sueno más como Stan Getz, pero escuché más a Paul Desmond; si utilizas esta influencia en el tenor igual suenas más como Stan Getz. Y la otra influencia que citaría es Bach, para mi su música es fundamental, mucha de la melodía y la armonía que utilizamos en jazz y también en la música popular europea se encuentra en su música.

¿Cuáles son para ti los elementos más importantes para desarrollar un lenguaje musical?

– Tener una idea clara de ritmo y melodía, esto no tiene nada que ver con el estilo. Búscate una influencia y trabaja con esto. Si tienes una idea clara de la melodía y el ritmo puedes tocar cualquier cosa

Aparte de la música, cuéntanos cuales son tus intereses, tus hobbies.

– Vale. Me gusta mucho cocinar en casa, disfruto mucho con la gastronomía y la enología. También me gusta mucho leer acerca de temas de filosofía y psicología, son una fuente de inspiración.

¿Practicas algún deporte?

– No mucho, me gusta nadar, vivo muy cerca del mar y también camino mucho. No tengo coche y tengo que caminar para desplazarme.

¿Qué proyectos tienes?

– Mi proyecto principal es mi familia, mi mujer y mi hija. La música está integrada dentro de mi proyecto familiar, al igual que mi mujer tiene su propio negocio y en casa hablamos tanto de la música como de su negocio y de qué vamos a hacer como familia en el futuro. Vivir la vida es mi proyecto.

Hot Cool para Majazzine

Benicàssim 9 de diciembre de 2013

Entrevista a Jerry Bergonzi

Jerry-BergonziJerry Bergonzi, saxofonista tenor, está considerado por la crítica especializada mundial como uno de los mejores en su instrumento. En cierta ocasión, un periodista le preguntó a Michael Brecker qué se sentía al ser considerado el mejor saxofonista tenor del mundo y Brecker contestó: “no lo sé, pregúntele a Bergonzi”.

Jerry comenzó su exitosa carrera de la mano de Dave Brubeck, con cuyo cuarteto actuó desde 1979 a 1982 y grabó 9 álbumes. Es profesor en el New England Conservatory of Music en Boston y su carrera artística es tan prolija e importante como su carrera docente.

Esta noche se presenta en el Casino Antiguo de Castelló de la Plana, en el ciclo Jazz a Castelló en cuarteto con Joe Magnarelli en la trompeta, Dave Santoro en el contrabajo y Andrea Michelutti en la batería.

Nos sentamos junto a Jerry en la estancia habilitada en el Casino Antiguo a guisa de camerino. Jerry mira su reloj, lo que me lleva a consultar el mío, a lo que me responde que está pendiente de tomar una píldora para su oído porque lo tiene bloqueado (tras el concierto nos aseguró que tenía el oído izquierdo completamente taponado y que apenas podía escuchar al resto de la banda, hecho del todo sorprendente tras un concierto magistral)

En alguna ocasión has dicho que el saxofón es el instrumento más importante para ti porque puedes cantar con él lo que no puedes cantar con tu voz.

– Sí, me explico, yo supongo que un trombonista dirá lo mismo acerca de su instrumento lo que yo digo acerca del saxofón. Para mi el saxofón es mi voz.

Si no existiera el saxofón ¿qué instrumento tocarías?

– O batería o piano (nota del entrevistador: de hecho toca estos dos instrumentos y los toca bien).

Cuando estás improvisando, ¿en qué piensas en armonía, melodía, patrones,  todo, nada?

– Lo menos posible. Utilizo la intuición que es muy rápida, en cambio el pensamiento es muy lento, no pienso en nada concreto, me dejo guiar por la inspiración y por la intuición.

Tú te has descrito a ti mismo como un estudiante eterno.

– Sí (interviene).

¿Es esta actitud la que te ha convertido en uno de los saxofonistas más importantes del mundo?

– Yo no sé si soy uno de los saxofonistas más importantes del mundo, pero yo soy un estudiante. Yo les digo a mis estudiantes que la música es el maestro, la música es tan enorme que tú no la puedes poseer.

Si tuvieras que citar sólo dos músicos que han inspirado tu música ¿a quienes citarías?

– Elvin Jones y Billy Higgins (responde con presteza y seguridad, asintiendo con la cabeza y apostillando con mirada firme, como escrutando la reacción de las dos personas que nos encontrábamos presentes en la entrevista. Seguramente adivinó nuestra reacción de sorpresa puesto que ambos citados fueron bateristas y no saxofonistas).

Cuando en casa alguien pregunta por Jerry pueden responder dos personas, una de ellas no es saxofonista.

– Sí, mi mujer se llama Jerry también, es pianista y cantante.

¿Soléis tocar o actuar juntos?

– No demasiado a menudo, ella tiene su propia identidad y su propio grupo, a veces tocamos juntos, pero yo creo que es más fácil de esta manera.

¿Es Europa un buen entorno para tocar jazz?

– Sí lo creo ¿que no hay aquí que podamos hacer en los Estados Unidos?

Esta no es la primera vez que tocas con tu trío estable y un trompetista. En 2011  actuaste en este mismo escenario con tu trío y Phil Grenadier.

– Sí (asiente).

¿Qué tipo de cualidades aporta esta formación?

– Sin un instrumento armónico, como el piano, se abren mucho las posibilidades armónicas. En muchos lugares no tenemos la posibilidad de tocar con pianista, es otra razón. Por otro lado, a mí me encanta tocar con piano y con cualquiera. Con un trompetista como Joe o Phil, podemos mezclar los sonidos y tocar de una manera común, lo cual es muy divertido.

Al margen de la música ¿qué aficiones tienes?

– (Jerry se toma su tiempo, suspira, mira al infinito, chasquea los labios y tras 14 segundos responde) Me gusta nadar, nado aproximadamente una hora cada día en verano, cada día, me encantan los coches rápidos, pero no me puedo permitir el que yo quiero, tengo un Audi X4, que es bastante rápido, me gusta el buen vino y tocar la batería todos los días.

Hot Cool para Majazzine

Castelló de la Plana, 8 de noviembre 2013.