Tag Archives: wes montgomery

Concierto Fernando Marco & Dave Mitchell Quartet

OLYMPUS DIGITAL CAMERACiclo: Jazz al Pati de les Aules

Lugar: Castelló de la Plana, Pati de les Aules

Día y hora: 25 de septiembre de 2015, 22:30 h

Músicos: Dave Mitchell, guitarra; Fernando Marco, guitarra; Lluis Llario, contrabajo; Felipe Cucciardi, batería

El pasado 25 de los corrientes se celebró el concierto que cerraba el ciclo “Jazz al Pati de les Aules” que contó con el patrocinio de la Diputación Provincial de Castellón y la organización de la productora local Blau Records.

Como los aficionados recordarán el ciclo comenzó el día 4 de septiembre con la actuación de Julio Montalvo, el trombonista cubano, a la que sucedieron la de David Philips, el guitarrista y vocalista británico, Celia Mur, la cantante granadina con su cuarteto y finalmente el cuarteto del que ahora nos ocupamos.

No es muy frecuente encontrar cuartetos liderados por dos guitarristas y menos aún que éstos tengan una estabilidad a lo largo del tiempo.

Dave y Fernando son una pareja de hecho de la guitarra de jazz y ya han firmado en régimen de gananciales un par de magníficos trabajos discográficos “Plectrology” y “Contra las cuerdas”, ambos producidos por la productora discográfica y de conciertos “Blau Records”. Al margen del estudio, han ofrecido innumerables conciertos tanto en formación de dúo como de cuarteto. Su complicidad e inteligencia es tan estrecha que cuesta diferenciar dónde acaba la guitarra de uno y comienza la del otro, cada uno con su estilo propio, con su técnica, con su lenguaje, con su articulación, pero, si me permiten la analogía biológica, se podría afirmar que son guitarristas univitelinos, madurados y alimentados por la misma maternidad, la de Wes Montgomey, nexo, origen y fuente de inspiración común

Ofrecieron un concierto memorable, orbitando sobre un centro de gravedad mutuo, que es la admiración y devoción por, quizá el más grande guitarrista de jazz de todos los tiempos, el ya citado Wes Montgomery, al que no se cansaron de evocar en cada tema, en cada frase, en cada acorde, en cada improvisación.

El repertorio estuvo compuesto por conocidos standards tales como Road Song, Moon Glow, Hershy bar, Lazy afternoon, Bye bye blackbird, Estate, Laila y Tangerine.

En Bye bye blackbird, compareció en el escenario el excelente trompetista italiano Franco Baggiani que continuó con una magnífica versión de Estate.

En el contrabajo estuvo un fantástico Lluis Llario, sobrio en los acompañamientos e intrépido y atrevido en los solos, en la línea de lo que ya nos tiene acostumbrados

Y en la batería, con la finura, la sensibilidad, y la precisión quirúrgica de un grande, Felipe Cucciardi, genial como siempre.

La velada se hizo corta y el ciclo también, así que agradecemos a la Diputación de Castellón el patrocinio y esperamos ver la continuidad de este ciclo cultural que ha tenido una muy buena acogida por parte del público de Castellón que sabe apreciar las ofertas culturales de calidad.

Castelló de la Plana, 25 de septiembre de 2015,

Hot Cool para Majazzine

“Impressions”. MILES vs WES

“Impressions”. MILES vs WES

por UnodelosWEStros

Ambos fueron músicos de color, con actitudes diferentes. Genios opuestos que nunca se cruzaron. Lo más cerca en Impressions, pero no en el plano físico sino conceptual. Del “So What” modal de Miles (1959), desarrollado por Coltrane en el exuberante “Impressions “(1961) a la versión del modesto Wes (1965) que sin abandonar la sonrisa ni las restricciones del jazz modal, supera en intensidad expresiva a los citados. Los dos temas son herederos del diseño de Ahmad Jamal  en su  “Pavanne” (1955) que a su vez, es un cover de otro tema de Morton Gould (1939)

Davis, de acomodada cuna y músico de carrera, creció en un entorno culto y como músico consagrado participó activamente en múltiples proyectos artísticos, siempre en vanguardia. Es seguramente, el jazzman más influyente. Iconoclasta que revolucionó, conscientemente, el escenario del jazz en varias ocasiones, conmocionando sus coordenadas, demoliendo conceptos, atreviéndose con todo, proponiendo nuevos caminos, para abandonarlos al poco tiempo y abrir otros. Cuestionó permanentemente el stablishment, incluso a sí mismo, siempre epatando, con suficiencia, seguro de su poderío. Cuando su innovadora propuesta era tendencia, él ya estaba en otra cosa. Como una locomotora sin raíles, libre y veloz. El mundo en el furgón de cola, a bandazos, sin conocer ni trayecto ni destino.

Disfrutó de sus éxitos, siempre huraño, constantemente creativo y distante.

Wes, humilde, autodidacta, obrero y músico fuera de horas. Afable, cercano, discreto, creó su jazz desde la base, reformulando y expandiendo el blues, fagocitando swing, hard bop, cool, soul, con analítica elegancia hasta llegar a la esencia. Innovó en todo, ritmo, melodía, armonía, expresión, narrativa, sonido, ensamblado un estilo inconfundible e inimitable, de estratosférica calidad creativa. Todo standard que abordó quedó convertido en una versión distinta, especial y mucho más rica, de modo que, resulta  imposible revisar cualquier tema sin escuchar y analizar el enfoque de Wes. Su revolución era silenciosa, más allá de sus éxitos como instrumentista y original intérprete y a pesar de acabar su carrera rehén de la emergente industria del pop, su poderoso legado ha continuado vigente, tras su prematura muerte a los 45 años.
Hoy sigue asombrando a músicos y aficionados, su trascendencia en la evolución del jazz sigue creciendo y desde nuestra perspectiva, su revolución larvada se percibe hoy como de formidable calado. Respetado y admirado por todos, nadie hasta ahora, ha conseguido emularle, imitarle, ni siquiera escapar al cobijo de su sombra, siempre calurosa y positiva. Porque Wes sigue allí arriba, inalcanzable.

Si Davis trastocó los cuatro puntos cardinales del jazz y plantó su mojón en el origen, Montgomery transitó amablemente por la tierra para elevarse hasta el cenit, añadiendo al N, S, E, O, otro punto cardinal, el punto WES.

Davis, Coltrane, la crème del Olimpo. Oigan lo que hizo Wes con “Impressions” con el mismo Trío que aquellos. Winton Kelly, Paul Chambers y Jimmy Cobb, legendaria formación (infravalorada en mi opinión) y Wes en su punto óptimo de sazón. La conexión Winton-Wes, más que asombrosa, sublime. 1965 en directo desde el Half Note, NYC.

Wes Montgomery – Impressions – The Verve Jazz Sides (1966) {1995, PolyGram} disc2 track7
Pueden verlo con otra formación, poco conocida pero excelente: Arthur Harper (Contrabajo) Harold Mabern (Piano) Jimmy Lovelace (Batería) Bégica 1965, un directo pulidísimo, Impressionante.
http://video.yandex.ru/users/igor1964p/view/7/
Otra grabación rara, una matinal en directo, 1965 en el Half Note de N.Y. Wes con Kelly y Cobb, parece que sin Chambers y quizás, con un Ron Carter veinteañero. El off alude a “So What” dando paso a “Impressions” y Wes sonriente y con ganas, galopa elegante sobre Davis y Coltrane, en un vertiginoso solo-tema de 6 minutos. Increíble.

https://www.youtube.com/watch?v=pN30tqo31A0

Wes Montgomery

“Entrevistas en el Olimpo” presenta a: Wes Montgomery

por UnodelosWEStros

97693Llegué puntualmente al ROSIE, en la 7ª esquina la 52, lugar donde me citó el Sr. Montgomery.

Él ya estaba en la barra, con un café en la mano y varias colillas en el cenicero. Le recogería Wynton en un taxi que los llevaría a grabar a los estudios de Rudy Van Gelder en New Jersey. Disponíamos sólo de media hora y tuve que improvisar.

Nos sentamos en un rincón tranquilo y mientras Wes se acomodada en el sillón me miró con atenta curiosidad encendiendo un cigarrillo. Empezamos.

¿Cuánto tiempo lleva tocando la guitarra?
– Empecé en el 43 , cuando tenía 19 años, justo después de casarme . Me compré el amplificador y la guitarra dos o tres meses después. Yo solía tocar una guitarra tenor (guitarra de 4 cuerdas afinadas C-G-D-A), pero no me sirvió de nada. Realmente empecé a toc
ar cuando tuve la guitarra de 6 cuerdas y fue como empezar desde cero.

¿Cómo se planteó en serio tocar la guitarra?
– Cuando escuché a Charlie Christian, como todos los aficionados a la guitarra. Para mí fue como un
a revelación. Ese tipo nos descolocó a todos. Nunca lo había visto en mi vida, pero me decían tanto sus grabaciones!

No me importa qué instrumento tocaba, si no entendía y sentía las cosas que Charlie Christian estaba haciendo, es que yo era un músico bastante pobre.

¿Escuchó algún otro guitarrista antes que a él?
– Reinhardt y Les Paul, vaya fenómenos, pero no era algo que se podría llamar novedad, era sólo guitarra.

¿Cuál fue el primer disco de Charlie Christian que escuchaste?
– “Solo Flight”. Vaya! eso fue demasiado para mí. Todavía lo escucho. No escuché a nadie después, en casi un año.

rec ROSIE manhattan 7th corner 52¿Aprendió usted mismo a tocar la guitarra?
– Sí. Con los discos de Charlie Christian. Los escuché muy bien y supe que todo lo que él hizo en su guitarra, se podría hacer en la mía, porque tiene una de 6 cuerdas, como yo. Así que decidí que iba a hacerlo. Seis u ocho meses después, había aprendido todos los solos del disco y conseguí trabajo en un club, donde sólo tocaba eso. A continuación, un tipo experto me escuchó y me contrató para el Club 440 (Indianápolis). Subí al escenario y toqué los solos. Los chicos de la banda me ayudaron mucho sobre melodías, intros, finales y arreglos.

Me aprendí todas aquellas cosas, pero eso fue todo.

 ¿Usted trabajó alrededor de Indianápolis a partir de entonces?
– Bueno, tuve bastante suerte y me fui de gira con un grupo. Pasamos hambre. Yo no me daba cuenta lo que significaba trabajar un concierto en Kansas City, el siguiente en Florida y el próximo evento en Louisville. Ya sabes, miles de kilómetros conduciendo de noche… Eso fue muy duro, tío.

¿Giraste con otras bandas?
– 
Con Hamp, fue la única big band en la que trabajé, del 48 al 50 .

Mientras estabas de gira por todo el país con Hampton, ¿escuchaste algún otro guitarrista que te interesaba? 
– Para mí, todo el mundo puede intentar tocar, porque cualquier día sale un chico como Tal Farlow. Tal apareció de repente e incendió el escenario. Pero no basta con ir a ver buenos guitarristas, si no se trabaja duro al mismo tiempo. Es un instrumento complicado y requiere ayuda, evidentemente, porque es difícil conseguir algo por su cuenta. Se necesitan años de trabajo, eso es lo primero y cuando parece que empezamos a tocar bien, entonces vemos a un tipo que toca realmente bien y siempre ha trabajado durante más tiempo que nosotros.

 

¿Qué es lo que quieres hacer con la guitarra, ¿a dónde quieres llegar?
-He pensado en ello, pero estoy tan limitado!

Tocar octavas fue una coincidencia. Y sigue siendo un reto, al igual que los voicings, los bloques de acordes, como un gato saltando sobre el piano. Hay un montón de cosas que se pueden hacer con éstas formas de tocar, pero cada una es un campo propio, y como he dicho, se necesita mucho tiempo para desarrollar toda su técnica. Es decir si quería tocar un acorde como lo haría con una frase melódica, no sabía cuánto tiempo me costaría conseguirlo. Solía ​​tener dolores de cabeza cuando tocaba octavas. Me refiero a que un cepo puede atrapar un gato y casi ahogarlo, pero después de un tiempo se empieza a controlar la técnica, acaso porque uno se acostumbra a ella.

 

No utilizas púa,¿verdad?
– No. Esa es una de mis carencias, también. Con el fin de obtener velocidad se debe utilizar una púa. Creo. Una gran cantidad de expertos dicen que no hay que tocar rápido, pero ser capaz tocar rápido puede mejorar una frase.

Lo que no me gustó fue el sonido (con púa). Lo intenté durante unos dos meses. No usabas el pulgar en absoluto. Pero entonces me pregunté a mí mismo que prefería. Me gustaba el mejor tono con el pulgar, pero la técnica era mejor con la púa…… yo no podía tener a las dos!

manhatann 1965De repente apareció Chambers visiblemente alterado y dirigiéndose a Wes le dijo que tenían que irse ya.

A través del cristal pude ver a Kelly braceando desde el taxi. Creed Taylor le había llamado al hotel para decirle que Cobb estaba out y que grabarían con Philly Joe Jones, así… sin ensayar.

Wes se puso el sombrero y me indicó con una seña que fuera con ellos. Con la chaqueta a medio poner y el bloc en el sobaco pagué en el bar, corriendo subí al taxi de milagro, mientras éste aceleraba calle abajo. Tras unas bromas de Wes volvió la calma al vehículo y empecé a garrapatear sobre las notas que había tomado. Cuando terminé estábamos ya en el Holland Tunnel y sin darme tiempo a levantar la vista me dijo: “la siguiente pregunta…”

¿Alguna vez coincides con algún guitarrista clásico, como Segovia
– No, y no quiero, porque estos “bicharracos” me asustan. No hay mucha diferencia instrumental con la clásica, pero hay “mucha guitarra” allí.

Cuando usted oye un guitarrista clásico es como si le dijera “¿Porqué tocas esto ahora? Esto es lo que deberías estar tocando” y trataría de que usted le imitara; creo que nadie debe tratar de influir a otro. Imagino que yo estaría en una posición parecida. Pero si un músico de jazz sabe realmente lo que toca, cualquier guitarrista clásico deberá respetarlo.

 

¿Todavía te altera tocar la guitarra?
– Sí, así es. Porque ahora no tengo el empuje que solía. Cuando estuve con Hamp, tenía la buena sensación de “estar ahí” de hacer las cosas bien, porque estaban en mi mano, pero yo no le prestaba ate
nción. Podía bromear con ello, pero eso no está bien, porque sólo depende de uno mismo. Sucedió de esta manera. Más tarde, mucha gente me decía “¿Por qué no tratas de terminarlo?” Bueno, me dije: “Que me aspen” tengo 38 años.

 

Si tuviera que nombrar a  media docena de sus guitarristas favoritos, ¿quiénes serían?
– Barney Kessel es uno. Tiene un montón de feeling y una buena concepción de los acordes en su modo de entender el jazz. Y él también trata detocar un poco de flamenco. Intenta hacer un montón de cosas, evolucionar y no sólo permanecer en su nivel particular. Siempre quiere alejarse del fraseo habitual. Tal Farlow me parece completamente diferente. Para mí, no tiene tanto feeling como Barney, pero toca con más empuje y su técnica es muy emocionante. Y tiene una mejor concepción de acordes modernos que el guitarrista promedio. A veces se pone algo descuidado como muchos otros  guitarristas, haciéndole perder cartel. Supongo que nadie lo tiene todo, sin embargo tiene un montón de impulso y es muy rápido. Ahora, Jimmy Raney es justo lo contrario de Tal. Parece como si tuvieran las mismas ideas, los mismos cambios,  idéntica ejecución, el mismo tipo de fe
eling, pero Jimmy es tan limpio que lo hace sin un error, toca realmente suave y esto lo define.

manhatann 1965 2Django Reinhardt, naturalmente, está en unas coordenadas totalmente diferentes. Para mí, muchos guitarristas simplemente se sientan y tocan un montón y Django es uno de esos. Y creo que Charlie Bird es también un valor nuevo en la escena que está tratando de hacer el cambio, intenta varias cosas a la vez  y tiene un reconocimiento por ello, pero su apuesta es difícil. Yo creo que por eso él entró como lo hizo, incorporando un poco de flamenco al  jazz y una guitarra sin amplificación.

¿Podría adaptar su temperamento a un rol como Freddie Green (con Count Basie) únicamente acompañando y no tocar solos
– Estaría  bien, pero no sé tantos acordes. Aprendería más si fuera a unirme a una banda y sólo tocara ritmo, pero él (Freddie) no sólo toca acordes, es que está tocando un montón de acordes. Pero, ese no es mi objetivo. Mi objetivo es pasar de un tono a otro sin ningún problema. Lo mismo que, al tomar una melodía o una línea de contrapunto o la transición con otro instrumento, hacer eso fluidamente, dejarlo en un cierto punto, quizás después al volver a retomarlo, utilizar octavas u otro recurso diferente.De esa manera se dispone de unagran variedad de recursos. La clave es si  pueden controlar todos y cada uno de ellos. Aún así, lo más grande para mí es mantener el feeling, sin importar lo que toque. Así que muchos músicos a veces pierden el  feeling, no durante el todo el tiempo pero sí en ocasiones, eso los lleva a tener que construir algo y lanzarlo, y que  usted pueda sentirlo.

 

¿Por qué hay tan pocos guitarristas notables hoy en día?

– Creo que la típica persona que quiere tocar la guitarra, piensa “Me compraré una guitarra barata para ver si me gusta”. Entonces descubren, después de  tal vez la primera semana o dos, que tienen sus dedos agarrotados pero no pueden parar y no se dan cuenta de que es sólo una crisis que tiene que pasar. Otros piensan que pueden tocar en la guitarra de forma automática, lo que están pensando. Hasta que van a buscar un maestro pensando que el maestro tiene que hacerlo todo. Pero ellos son los que tienen que trabajar para aprender, porque un maestro sólo puede enseñarle  líneas melódicas, acordes y el diapasón antes de que usted pueda hacer algo con ellos. Se tarda mucho tiempo y hay que pensar en sus limitaciones antes intentar algo. Entonces si quiere ligar una nota luego tiene que volver, por lo que tienes que saber siempre hacia dónde vas. Todo esto forma parte de un todo, por lo que no hay que desanimarse cuand ono salen las cosas.

 rvgelder2Es como jugar al billar, ¿verdad?
– Bueno, por supuesto, soy un jugador de billar bastante bueno, pero la guitarra es sólo un instrumento duro.

Un tipo va a escuchar a un guitarrista joven y cree que él puede hacer eso, pero no sabe cuánto tiempo hace que el chaval está tocando la guitarra. Luego se desanima porque no consigue ligar ni siquiera dos notas. Si al cabo de seis meses todavía no puede completar una línea, se sentirá como un tonto. Pero cuando te encuentres un guitarrista que ya toca, te darás cuenta de que nunca se preocupó por tocar mal, que iba a seguir hasta tocar mejor. Después de un período de tiempo el debutante escuchará una pequeña diferencia en su forma de tocar y que un poco de inspiración es suficiente para avanzar, porque sabe que no va a retroceder.
El mayor problema es comenzar. Luego, cada vez que escuches guitarristas pensarás que  todos tocan mejor que tú. Eso no es muy inspirador, es bastante incómodo. Y luego alguien dice, “¿Por qué no lo dejas, no estás haciendo nada con la guitarra “. Bueno, eso no ayuda. Encontrarás más gente en contra que a favor, hasta que empieces a tocar un poco. A partir de entonces tendrás más gente a tu favor que en tu contra.

Wes estudioLlegamos a Englewood Cliffs y llovía a cántaros. Bajo la marquesina del chalet Wes me despidió con un afectuoso apretón de manos, mientras Wynton y Paul se deslizaban a través de la gruesa puerta que daba acceso al estudio propiamente dicho. Un sordo y compacto redoble, seguramente de Philly, emergía del interior. Con la puerta casi cerrada, una sonora carcajada de Wes indicó a los presentes que podían empezar a trabajar.

 

(El texto en cursiva es una adaptación ficcionada de la mítica entrevista a Wes Montgomery realizada por Ralph J. Gleason. Publicada en julio de 1973. Posteriormente apareció en Guitar Player – Secrets From The Masters. Edited by Don Menn. GPI books)